Connect with us

CRÓNICAS

“Marcha de universitarios hacia la Fortaleza” – Dr. José M. Saldaña

Published

on

Por: Dr. José M. Saldaña

Decenas deestudiantes, personal docente y empleados de la Universidad de Puerto Rico (UPR) marcharon el pasado viernes desde el Capitolio hasta la Fortaleza, supuestamente, en repudio al recorte de $94 millones al presupuesto de la institución que impuso la Junta de Control Fiscal en el nuevo Plan Fiscal.

Miembros de la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios (APPU), la Asociación de Profesores del Recinto Universitario de Mayagüez (APRUM), la Hermandad de Empleados Exentos No Docentes (Heend), la Confederación Estudiantil Nacional (CEN) -todas estas organizaciones socialistas separatistas- y estudiantes de los 11 recintos del sistema universitario marcharon desde el lado norte del Capitolio hasta la Fortaleza.

El presidente de la APPU, el socialista separatista Ángel Rodríguez Rivera, aseguró que en la medida en la que los sectores universitarios ejerzan presión sobre el gobernador Pedro Pierluisi y la Junta, se podrán detener los recortes presupuestarios. “Parto de la premisa de que en la medida en la que sigamos metiéndole presión al gobernador, a la JCF y a la Junta de Gobierno también siempre hay posibilidad de dar marcha atrás”, dijo el docente.

“Tenemos tres principales reclamos: que se restituya la fórmula 9.6 % (del Fondo General), que la JCF deje intervenir en los asuntos de la UPR… y el proyecto de Reforma Universitaria”, expresó una estudiante presidenta del Consejo General de Estudiantes del Recinto de Aguadilla.

Estos personajes de la izquierda socialista no saben o no quieren saber que Puerto Rico está en quiebra y, por ende, la UPR también y siguen pidiendo que se restituya la fórmula del 9.6 % de los ingresos del Fondo General como si nada estuviera pasando para que se les siga complaciendo en todas sus peticiones y reclamos.

Pero lo que verdaderamente está sobre el tapete -lo más importante

para estos grupos- es la aprobación del proyecto del Senado 172 conocido como la Reforma Universitaria para hacer de la UPR una institución como las universidades retrógradas latinoamericanas de izquierda, con el cogobierno universitario como meta. Donde sean los estudiantes y profesores quienes manden y decidan, pero con fondos que aportamos los contribuyentes sin que estos tengamos nada que decidir.

Le llamo por este medio la atención al Gobernador y a sus asesores para que abran bien los ojos, porque ese proyecto del Senado 172 fue originado y redactado por una llamada Comisión Multisectorial de Reforma Universitaria (CMRU).  Esa comisión que lo redactó está compuesta mayoritariamente por miembros de los grupos separatistas socialistas/comunistas de la universidad que quieren lograr lo que siempre han deseado, una universidad tipo las universidades retrógradas de la izquierda latinoamericana.

Desde tiempos inmemoriales dentro de la UPR, han estado en lucha y choque dos visiones distintas de la Universidad. La universidad latinoamericana post Reforma de Córdoba con un marcado activismo y sesgo ideológico de extrema izquierda, en la cual predominan el cogobierno, la extrema autonomía universitaria, la libertad de cátedra, la enseñanza gratuita y la asistencia social a los estudiantes. Esta visión ha sido históricamente promovida y apoyada por la izquierda radical, separatista, local. La otra visión, promovida por Don Jaime Benítez: la universidad como “casa de estudio”. Libre en gran medida del sesgo y del activismo político. Una universidad similar a las universidades estatales progresistas de los Estados Unidos, regida por una junta de gobierno que representa el interés público y que designa a los funcionarios que la dirigen. Esa universidad cuenta con el auspicio fiscal del estado, pero rindiéndole cuentas a este.

Esta visión fue apoyada por el PPD mientras Don Jaime dirigía la institución, pero según el PPD se fue moviendo hacia la izquierda separatista, fue desprendiéndose de la visión de Universidad Norteamericana, moviendo la institución cada vez más hacia el modelo de la universidad decadente latinoamericana, políticamente activista y propulsora de la extrema izquierda nacionalista. Esa, desgraciadamente, es la UPR de hoy, con su actual irrelevancia, desprestigio y con una habitual dependencia patológica por cada vez más dinero del estado.

Esa universidad tiene que ser reformada de arriba abajo, pero esta reforma no puede llevarse a cabo por estos personajes que en gran medida son los responsables por la actual situación institucional.

Continue Reading

Copyright © 2020 Ojo al Medio. LLC.