Connect with us

CRÓNICAS

“Agustín Laje, la perspectiva de género, los feminicidios y la declaración de emergencia” – Dr. José M. Saldaña

Published

on

Por: Dr. José M. Saldaña

La semana pasada estuvo en la isla el reconocido joven intelectual argentino Agustín Laje. Este joven intelectual ha escrito varios libros, el último de ellos junto a Nicolás Márquez titulado El Libro Negro de la Nueva Izquierda que se convirtió en un best seller en toda Hispanoamérica y España. En este se trata el asunto de lo que aquí han optado por llamarle perspectiva de género, pero que de lo que realmente se trata es de ideología de género que los izquierdistas locales han querido minimizar sus implicaciones utilizando el término perspectiva en lugar de ideología.

Durante la semana que estuvo en Puerto Rico, Agustín sostuvo varias entrevistas, conferencias de prensa y otras actividades en las que trató en forma magistral, clara y sencilla el tema de la ideología de género, sus orígenes y repercusiones. De sus prestaciones quedó meridianamente claro y reafirmado algo que hemos abordado en anteriores escritos. Veamos:

Perspectiva se define como el punto de vista que se toma para analizar una problemática o reflexionar sobre una cuestión.

Ideología se define como disciplina filosófica que estudia las ideas, sus caracteres y especialmente su origen. Conjunto de ideas que caracterizan a una persona, escuela, colectividad, movimiento cultural, religioso, político, etc. Ejemplo: la ideología marxista.

¿De qué se trata la ideología de género? Es un conjunto de ideas que explican la sexualidad humana únicamente desde la cultura, sin referencia alguna a la naturaleza biológica y sin base científica ni racional. Para la ideología de género, el sexo con el cual se nace no importa. Si eres varón y te sientes niña y así lo expresas, pues todos están obligados a reconocer que eres niña y tratarte como tal.

El feminismo está pasando por una tercera etapa llamada feminismo de género, que propone acabar con el feminismo tradicional, pues sólo así, supuestamente, la mujer podrá obtener la igualdad de derechos que el hombre. Ese feminismo establece que no existen diferencias entre un hombre y una mujer. Esa es la base para la ideología de género. No existen hombres, ni mujeres; somos lo que queramos ser.

Esta ideología se trata de imponer -particularmente en la educación- por la fuerza política, por la ley, no por las armas como ocurría en el marxismo. Aquel que se oponga a ella es perseguido, censurado y quemado en lo que Axel Káiser llama la hoguera de la nueva inquisición… destruir la reputación.

Agustín nos reafirmó lo que hemos señalado, que ese es el feminismo neo-marxista de la lucha de clases en su cruzada contra la sociedad capitalista que ahora se presenta utilizando una narrativa de gran atractivo para la juventud, con una verborrea de apariencia democrática de la protección a la igualdad de género, al feminismo, de loas a la igualdad, a la transparencia, a la protección del ambiente, de anticorrupción, etcétera con el que se pretende influir y mover a los jóvenes en la dirección de sus causas de extrema izquierda. No se llame nadie a engaño, ese es ahora el discurso neo marxista que hábilmente ha sustituido el anterior discurso belicoso marxista. No podemos dejarnos engañar por ese nuevo discurso de apariencia buena y democrática, ni por los que lo pronuncian. 

Debo señalar que estoy a favor del feminismo, de la democracia liberal, de la moral donde se defiende la igualdad de derechos de todos, hombres y mujeres. Igualdad ante la ley, igualdad en el trato, igualdad de salario por el mismo trabajo y en contra del maltrato a la mujer, a todos los seres humanos y a los animales. Pero estoy en contra del feminismo que pone al hombre y a la mujer en una lucha, la mujer como víctima y el hombre como victimario. El hombre es el blanco de odio y desprecio, razón por la cual abunda el lesbianismo en estos grupos feministas radicales.

Antonio Gramsci, fundador del partido comunista italiano, rechazó la revolución violenta para imponer el socialismo y en su lugar propuso imponerlo desde la cultura mediante la penetración de su ideología en la educación, en la religión y en los medios noticiosos -hegemonía cultural- para ir haciéndolo penetrar mediante esa narrativa hasta lograr modificar la cultura. La estrategia es traer antagonismos y asuntos controversiales a la palestra publica para crear conflictos que generen luchas, pugnas, disturbios, encaminados a tratar de desestabilizar el gobierno y destruir la democracia capitalista lentamente desde adentro.

Nos señaló Agustín lo ocurrido en su natal Argentina y en otros países, que una vez aprobada la ley para la enseñanza de la ideología de género en las escuelas con la concebida asignación de fondos provenientes del Estado -mediante los impuestos – y ocurrida su aceptación mediante la debida indoctrinación, aquellos que deseen cambio de sexo, este se costea con los impuestos que se le paga al Estado.

Los grupos feministas radicales aquí llevaban tiempo abogando activa y vociferantemente, porque el gobierno emitiera una declaración de emergencia en contra del crimen contra la mujer (feminicidios). Con la ayuda de una prensa separatista y socialista le pusieron grandes presiones a la actual administración hasta lograr ese objetivo que es parte de la estrategia para la implantación de la ideología marxista de género.

Personalmente vi con agrado y satisfacción el que la senadora Joanne Rodríguez Veve y la representante Lisie Burgos Muñiz se opusieron a una declaración de emergencia por la violencia de género en contra de las mujeres y le solicitaron al gobernador Pedro Pierluisi que la declaración de emergencia incluyera a todos los sectores. Señalaron que, a la luz de la violencia generalizada en Puerto Rico, ” el estado de emergencia debe aplicar a los múltiples rostros de las víctimas de violencia”, manifestó Rodríguez Veve. Estos rostros, dijo, incluyen mujeres, hombres, niños y ancianos. Yo añado a los animales.

Las legisladoras electas citan las siguientes estadísticas en las cuales, entre otros asuntos, basan su opinión: hasta el mes de septiembre del año pasado (2020) informan sobre 29 asesinatos de mujeres mayores de edad; 333 asesinatos de hombres mayores de edad. Además, se habían reportado 4,542 querellas por violencia doméstica; más de 6,000 referidos de maltrato a adultos mayores; y más de 1,367 referidos de maltrato de menores desde que comenzó la pandemia.

Por otra parte, ambas legisladoras le expusieron al gobernador Pierluisi su oposición a que permitiera que se utilice el gobierno para adelantar las agendas ideológicas de grupos – particularmente de la izquierda comunista- entre los que destacan organizaciones feministas de género. “Estaremos atentos a cómo atenderá los planteamientos y si su Gobierno optará o no optará por asociarse con estos grupos radicales para adoptar sus agendas ideológicas”, expuso la abogada. 

El gobierno actual no debe sucumbir ante las presiones para establecer como prioridad en el sistema de educación la perspectiva de género cuando ese departamento tiene crisis mayores en todos los sistemas, ni debió tampoco decretar un estado de emergencia contra el feminicidio. Ninguna de estas acciones se justifica a menos que se sucumba al populismo de la extrema izquierda y queramos movernos hacia una república socialista al estilo de muchas en América Latina y Europa.

A pesar del poco tiempo que Agustín estuvo con nosotros, en todos los que tuvimos la dicha de conocerle y compartir, dejó una huella y un deseo de continuar las conversaciones y actividades conducentes a no sucumbir ante las presiones de esta nueva izquierda marxista.  Esperamos su pronto regreso a la isla.

Continue Reading

Copyright © 2020 Ojo al Medio. LLC.