Connect with us

CRÓNICAS

“El regreso de Ricardo Rosselló, una gran oportunidad para el PNP” – Dr. José M. Saldaña

Published

on

Por: Dr. José M. Saldaña

La familia Ferré Rangel, el Nuevo Día y gran parte de la prensa separatista de Puerto Rico, están hoy convulsando de ira y odio por el regreso a la actividad política de Ricardo Rosselló y lo que eso significa -si se trabaja bien- para la unidad del pueblo estadista. Solo hay que haber leído la prensa, particularmente el Nuevo Día, y escuchado la radio y televisión durante los últimos dos años para tener bastante claro gran parte de la etiología del escenario del Verano del 2019.

 Ese verano vio la renuncia de Ricardo Rosselló como gobernador de Puerto Rico y hoy, en la primavera del 2021, lo vemos resurgir como importante figura en la política de Puerto Rico.

A mi juicio, aquella renuncia de Ricardo, más que por la impertinencia y torpeza del chat Telegram, producto de inmadurez por parte del gobernador y su joven equipo de trabajo y por alegados actos de corrupción -no probados- fue el resultado de una batalla por la independencia y el socialismo.

Nunca se sabrá cuántos de los que estaban en las protestas y manifestaciones sabían sinceramente por qué estaban allí. Si la razón principal de su presencia era la indignación sentida por la supuesta ofensa de Ricardo a “la dignidad de la mujer puertorriqueña”, si estaban allí luchando por la independencia y el socialismo, o por la adicción puertorriqueña al jolgorio. Lo que aquel gobernador español de la colonia le llamó la predilección por el baile, botella y baraja. ¡La verdad es que por ratos aquellas marchas y demostraciones parecían un carnaval de Rio de Janeiro!
Asumiendo que la presencia de grandes sectores de los que protestaban lo hacían producto de la indignación que sentían por el chat de Ricardo “ofendiendo” injustamente la dignidad de la mujer puertorriqueña. Los mismos sectores que no protestan por los insultos y oprobios que le lanzan a las mujeres en sus canciones Bad Bunny y otros reguetoneros boquisucios. Asumiendo, además, que las mujeres jóvenes medio desnudas perreando caliente en las escaleras de la Catedral también demostraban la indignación que ellas sentían. No podemos descartar que muchos  de los presentes -si no la mayoría-además de por lo anterior- estaban allí protestando solo porque son parte de la oposición política e ideológica a una administración estadista de la isla, ya sea por ser populares, independentistas, miembros de uniones, nacionalistas, socialistas, comunistas, anarquistas, tontos útiles  o meramente antiamericanos opuestos a la estadidad… aunque para ello “haya que venderle el alma al diablo”, como señaló el entonces presidente del PPD Aníbal José Torres. No sé cuántos estadistas indignados fueron a la marcha. Puede ser que fueran muchos, aunque no lo creo. Independientemente de cuán representativa de genuina indignación del pueblo fueran las marchas y protestas, la realidad es que se proyectó por los medios noticiosos ante la opinión pública local, nacional e internacional como un contundente rechazo a la presencia en la gobernación de Ricardo Rosselló.

El objetivo inmediato de todos esos grupos era lograr la renuncia de Ricardo Rosselló, pero el objetivo a largo plazo era iniciar la desestabilización del gobierno estadista que este representaba. Para ello se utilizó con éxito la estrategia Soros. Esta es una estrategia utilizada en muchos lugres para lograr desestabilizar los gobiernos en la mirilla. Consiste en lo siguiente:

  1. Crear la ilusión de que el gobernante es un mal gobernante que hay que sacarlo del gobierno.
  2. Movilizar a la sociedad con una causa ficticia – manufacturada- o real.
  3. Confrontar al gobernante con causas para protestas y enfrentamientos supuestamente no violentos.
  4. Finalmente, confrontar al gobernante con un enfrentamiento que aparezca no violento, pero que lo sea para que este tenga que salir del poder.

La idea de estos grupos separatistas es derrotar la voluntad del pueblo mediante la desestabilización del gobierno estadista en el poder para lograr la independencia por medio de la libre asociación, que promueven en el Congreso los personeros enemigos de la estadidad Nydia Velázquez, Alexandria Ocasio-Cortez, Luis Gutiérrez, así como Aníbal y otros que viajan hacia allá constantemente.          

Pero al cabo de casi tres años del golpe de estado a Ricardo Rosselló, poco a poco se ha ido descubriendo la realidad de que no era tanto por la indignación de los chats el salir de Ricardo y si era parte de una estrategia separatista desestabilizadora fraguada por partidos y grupos separatistas locales apoyados por organizaciones externas como el Foro de Sao Paulo, la Internacional Socialista y Open Society de George Soros con sus auspiciados locales.

Ricardo salió del poder, se excusó públicamente por sus errores y arrepentido por toda la situación, salió de la isla de regreso a la docencia. Se mantuvo alejado de la política hasta las pasadas semanas cuando surgió la oportunidad de convertirse en delegado al congreso para adelantar la estadidad. Asunto que le apasiona, al que le ha dedicado su vida y para lo cual está ampliamente calificado. El pueblo estadista le perdonó su error de juicio y el pasado domingo le otorgó masivamente la confianza para esa importante encomienda. El gobernador Pedro Pierluisi le dio la bienvenida para integrarse a la lucha que hay por delante.

Ahora el PNP tiene una gran oportunidad de, con actitud de altura y sin recriminaciones, unir todas sus fuerzas en la lucha por la estadidad en este cuatrienio y así preparar el camino para un triunfo electoral en el 2024. Vamos a ver si la aprovecha.

Continue Reading

Copyright © 2020 Ojo al Medio. LLC.