Connect with us

CRÓNICAS

“Enésima comisión más para tratar de definirse” – Dr. José M. Saldaña

Published

on

Por: Dr. José M. Saldaña

El otrora poderoso Partido Popular Democrático (PPD), se encuentra sumido en una seria crisis existencial. El presidente del PPD, José Luis Dalmau, anunció este domingo la creación de una Comisión de Estatus que tendrá la encomienda de “redactar las recomendaciones sobre el curso de acción legislativa que se realizará en torno al tema del estatus político y el desarrollo del Estado Libre Asociado (ELA)”.

Dalmau señaló: “…hoy designé a los miembros de la Comisión de Estatus, que tendrá la encomienda de preparar un informe con recomendaciones específicas sobre el curso de acción que tomaremos para encaminar un proceso formal de negociación con el Congreso y la Casa Blanca sobre el tema del estatus político, con representación justa y equitativa de todos los partidos políticos y sectores”.

La enésima Comisión de status del PPD estará compuesta por la portavoz alterna del Senado, Gretchen Hau; el vicepresidente del PPD, Charlie Delgado; el expresidente del Senado, Antonio Fas Alzamora; el abogado José Alfredo Hernández Mayoral; el profesor y abogado Javier Rúa; el exrepresentante Luis Vega Ramos; la ex líder estudiantil y asesora legislativa Nina Valedón y el abogado Luis Balbino. El secretario general del PPD, Ramón Luis Cruz Burgos, ejercerá las funciones de director ejecutivo, pero sin intervenir en las deliberaciones, se informó.

“La comisión deberá someter por escrito sus recomendaciones para ser consideradas entonces por la Junta de Gobierno y la conferencia legislativa del Partido Popular Democrático”, dijo Dalmau.

“La Comisión deberá identificar las posibles rutas de crecimiento autonómico del Estado Libre Asociado para ser sometida, igual que las demás fórmulas de estatus, a un proceso de validación del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, según dispone la legislación vigente, firmada en 2014 por el entonces presidente Barack Obama.”      

Otra vez los populares vienen con una nueva comisión (la enésima) para tratar de definirse como la gran familia inclusiva en donde todos caben. Pretendiendo ilusamente que allí convivan independentistas, nacionalistas, socialistas, comunistas, anarquistas, estadistas, colonialistas y se muevan armónicamente en una sola dirección. Esa mogolla para supuestamente enfrentar y tratar los problemas económicos, fiscales y sociales del país -sin definir de manera clara el estatus- es precisamente lo que en gran medida nos tiene en la crisis, en el limbo y en el pantano colonial en que nos encontramos. No pueden tener cabida en un mismo lugar para la acción coordinada y efectiva quienes tienen ideas y filosofías económicas y sociales diametralmente opuestas; imposibles de armonizar entre sí. Es tratar de unir aceite con vinagre.

Habrá que ver si, a falta de una nueva clara definición, la propuesta ideológica del PPD sigue siendo, hasta ahora, la misma que aprobaron el domingo 28 de agosto del 2016 en la Asamblea de Programa del PPD bajo el liderato de David Bernier y, si no lo es, cómo habrá de cambiar lo aprobado que fue:

 “El PPD abogará se incluya en cualquier proceso de consulta o negociación sobre el destino político final del pueblo de Puerto Rico una nueva relación política de Asociación por convenio entre los Estados Unidos de América y el pueblo de Puerto Rico. Esa nueva relación política estará cimentada en cinco puntos: claramente no colonial y no territorial, fundamentada en la soberanía del pueblo de Puerto Rico, cónsona con el derecho internacional y la experiencia constitucional norteamericana; que afirme y ensanche el ámbito de gobierno propio de los puertorriqueños; que preserve el vínculo de la ciudadanía americana por nacimiento; que afirme y preserve la identidad nacional puertorriqueña y  que afirme y desarrolle la presencia internacional”.   

Con toda una serie de eufemismos, esta es una clara descripción de la Libre Asociación que es la independencia, tal como, claramente, lo han afirmado los informes presidenciales, el congreso, los tribunales y la Secretaría de Justicia Federal. 

En un mensaje ofrecido en Mayagüez el pasado 18 de febrero de 2020, en conmemoración del natalicio de Luis Muñoz Marín, Aníbal Acevedo Vilá manifestó lo siguiente: “El camino tiene que ser el establecimiento de una relación de libre asociación, llamada Estado Libre Asociado Soberano, fuera del alcance de la cláusula territorial, fundamentada en la soberanía y dignidad del pueblo de Puerto Rico y con el vínculo jurídico y afectivo de la ciudadanía americana”.

Amigos, es necesario entender que para Puerto Rico obtener la Libre Asociación/Independencia, tiene que constituirse primero en un país independiente, para luego de país a país negociar con el Departamento de Estado Federal -sí los Estados Unidos así lo quiere- y, una vez el presidente firme ese tratado, se somete al Senado Federal para su ratificación o rechazo. Aquellos que como Faz Alzamora te dicen que no seriamos independiente ni por un minuto mientras se negocia, mienten y pretenden engañarnos.

Una vez Puerto Rico fuera independiente, los nacidos en la isla no serían ciudadanos americanos a menos que los Estados Unidos acordara lo contrario al negociarse el tratado. Cosa muy poco probable. Peor aún, los que ahora tenemos la ciudadanía americana nos arriesgamos a perderla, pues nuestra ciudadanía es estatutaria. Es por una ley, la Ley Jones. No está cobijada por la Constitución Americana. Por ser una ley, el Congreso puede enmendarla o rescindirla. ¿Por qué el Congreso de los Estados Unidos querría dejarle la ciudadanía americana a un pueblo que desea separarse de ellos mediante un tratado? La lealtad del ciudadano americano tiene que ser a los Estados Unidos.

Los soberanistas que hoy dominan al PPD le quieren endilgar al pueblo -con discursos huecos, llanos, engañosos- la opción de la Independencia mediante la Libre Asociación, hoy mayoritaria dentro de ese partido. Estos líderes actúales, como Luis Vega Ramos, se llaman soberanistas por no decir lo que verdaderamente son: independentistas abochornados. Que están en el PPD porque era la única manera de lograr un puesto electivo.

De acuerdo al Diccionario Legal Black, soberanía se define como “independencia internacional de un estado combinada con el derecho y el poder de reglamentar sus asuntos internos sin ningún dictamen externo, el poder absoluto incontrolable por el cual un estado independiente es gobernado, la autoridad política suprema, la suprema voluntad, el mayor control de la constitución y del marco de gobierno y su administración, la fuerza autosuficiente de poder político, de la cual todos los poderes políticos específicos se derivan, la también la sociedad política o estado que es libre, soberano e independiente.” Y el soberanista es el que cree en esa definición.

El PPD en solo unas décadas perdió su base electoral, porque poco a poco sus seguidores se fueron convenciendo de que aquello que se les vendió en la década de los 50 de un Estado Libre Asociado con poderes autonómicos y capacidad de crecimiento fue un engaño, una tomadura de pelo.  Los poderes de la metrópoli de diferentes formas y maneras a lo largo de los años le dejaron saber al PPD lo que verdaderamente era Puerto Rico: un territorio no incorporado bajo los poderes plenarios del congreso (una colonia). Que para salir de la cláusula territorial -dejar de ser colonia- solo existen dos maneras: la estadidad o la independencia. Que la libre asociación que algunos proponen y quieren vender como opción de crecimiento no es otra cosa que la independencia. Esos mismos poderes se encargaron de desmentir que había posibilidades de crecimiento dentro del ELA o sea moverse hacia un ELA Mejorado o Soberano. De diferentes maneras, claramente les han dicho que la constitución no lo permite. Todos los informes presidenciales sobre Puerto Rico señalan que el ELA Mejorado (Enhanced Commonwealth) no es constitucionalmente viable.  Veamos lo que dice el informe de la Casa Blanca de presidente Bush del 2007 en la pagina 6:

“La constitución de los EE. UU. no permite un nueva ELA porque la constitución solamente permite bajo la soberanía de los EE. UU. un estado o un territorio gobernado bajo la autoridad del congreso.

Así pues, el PPD se encuentra hoy en una encerrona, en un callejón sin salida, sin posibilidades de crecimiento alguno que no sea hacia la Libre Asociación/Independencia, a la que lo llevan los soberanistas que hoy lo dominan o hacia la estadidad. No hay más nada. Lo demás son discursos románticos, fantasiosos, patrioteros llenos de mentiras para continuar engañando a incautos y seguir algunos beneficiándose de lo poco que queda de la colonia que ya no da más.

Sin ideología definida, pretendiendo ser cualquier cosa para cualquiera, una mogolla, un vente tú donde quepa hasta la gata. Por terror a definirse claramente hacia la estadidad o la independencia, no tienen nada que ofrecer para resolver este serio problema económico social y de inferioridad política que no sea oponerse a la estadidad con unos llamados lideres quemados que no inspiran a nada que no sea el rechazo y el sepulcro del partido. Pero ante la desesperación van encaminados a hacer alianzas o mogollas con cualquiera o con todos los grupos antiamericanos de la isla para tratar de detener la estadidad.

A continuación, algunas de las manifestaciones de José Alfredo Hernández Mayoral, uno de los miembros de esa enésima comisión que ponen en evidencia la pugna ideológica existente dentro de ese partido y dentro de esa misma comisión.:

          “El Pacto de Asociación propuesto por el senador Fas Alzamora sería un suicidio político.”

          “Ausentes Luis Muñoz Marín y Rafael Hernández Colón, el PPD cometió el error en 1998, dejándose llevar por la oposición, de aprobar un intento de definición que les ha traído severas consecuencias a los intentos de desarrollar el ELA. Esa definición fue la base de las posturas adversas al desarrollo del ELA bajo la administración de George Bush”.

          “El PPD cometió el error de convertir en una especie de mantra el discurso de que   se debe aspirar a un ELA no colonial, no territorial”.

          “La afirmación del PPD sobre su aspiración a un ELA no colonial, no territorial según expresada en varios Programas de Gobierno y en otras expresiones institucionales ha sido un error del partido”.

Amigo popular, ¿qué más necesitas para convencerte de que el PPD ya es un partido independentista que se hace llamar soberanista? No pretendas que su liderato te diga que son independentistas, porque eso no lo harán, pues saben la connotación negativa que tiene la independencia para este pueblo.

Vamos a ver con que vienen ahora para seguir engañándote.

Continue Reading

Copyright © 2020 Ojo al Medio. LLC.