Connect with us

CRÓNICAS

“La mentalidad colonial es cosa mala” – José Garriga-Picó

Published

on

Por: José Garriga-Picó, PhD, JD Profesor de Ciencia Política UPR-RP

Los líderes populares, como de costumbre, no saben si se peinan o se hacen rolos. Están peleando entre ellos con uñas y dientes sobre “el misterio” más grande de la historia de Puerto Rico: “cuál es la naturaleza de ese “status” al que, equivocadamente, llaman ELA”. Reconocen, en sus momentos más lúcidos, que sus teorías anteriores sobre la naturaleza del llamado “ELA”, han sido relegadas al cesto de la basura infame por una serie de decisiones recientes de la Corte Suprema, entre las que se destaca US v Sánchez Valle; y una serie de actos legislativo entre los que descuella la Ley Promesa.

RIP “ELA”; tal situación provoca un vacío existencial en su entendimiento que los lleva a la negación y la fantasía.

Los recientes debates en los medios entre los licenciados José Alfredo Hernández Mayoral y Carlos Vizcarrondo han sido como para morirse de la risa, si no fuera porque uno no puede reírse mientras llora o rabia. Cada cual, a su manera, pretende resucitar el difunto “ELA”. José Alfredo vuelve con la manida teoría de su padre (QEPD) de que el Congreso puede inventar un “Nuevo ELA Mejorado”, porque el actual está MUY desmejorado, basándose en la Décima Enmienda a la Constitución de Estados Unidos. No le importa que en el Congreso, en el Taskforce Presidencial sobre el status de Puerto Rico, en los Comités del Congreso, en el Congressional Research Service y en los casos decididos por la Corte recientemente le hayan hecho claro que eso no es posible. Hasta Aníbal Acevedo Vilá ya abandonó esa teoría.

Vizcarrondo es más certero. Su ELA está basado en que Puerto Rico deje de estar sujeto a los poderes plenarios del Congreso bajo la Cláusula Territorial, lo cual es viable.  Para lograrlo Puerto Rico debe transformarse en una nación-estado soberana, es decir, independiente. Vizcarrondo ha sido independentista desde antes de 1989. Independentista de verdad, no solo emocionalmente como ha confesado ser Alejandro García Padilla. Pero le tiene miedo, terror, a la independencia de verdad: la de los que proclaman que “la Patria es valor y sacrificio”. La independencia que él desea es la de las comodidades y las ayudas federales donde siga mandando el PPD. Este tipo de república que alrededor del mundo se conoce como una NEOCOLONIA.

“¿Colonia o Neo-colonia?” Esa es la pregunta para los ideólogos del PPD. Sobre eso, no hay manera que entre ellos puedan ponerse de acuerdo, lo cual los pone en las de perder electoralmente. No tienen salida…

Pero mira: “¿Es un meteoro? ¿Es un avión?” No, son las Keystone Cops que vienen a salvar la colonia.Nydia Velázquez y Alexandria Ocasio-Cortéz radican en el Congreso un proyecto de ley (HR 1522, 2021) que les permite a las múltiples facciones del PPD unirse tras esa propuesta, pues dice no favorecer “status” alguno para Puerto Rico.  A falta de unidad, vuelve el “ningunismo” difuso, al estilo del plebiscito de 1998, a ser la tabla de salvación para el PPD y la colonia. Y sorpréndase, el PIP en su deterioro y descomposición, también apoya este proyecto.

En resumen, este proyecto busca establecer un proceso complejo para lograr dejar el asunto del “status” de Puerto Rico para después, con la esperanza que de aquí a allá la estadidad ya no sea mayoritaria. Creo que se equivocan, pues mientras más esperen, más favorecida será la estadidad. Pero quieren dilatar, impedir la igualdad, retrasar nuestro desarrollo económico, negarle la paridad en ayudas federales a los pobres de Puerto Rico.

El proyecto de AOC/Velázquez es una falacia y un insulto a nosotros.  Para entender por qué voy a analizarlo, en sus propios términos. Veamos.

El proyecto presume de que va a otorgar a los puertorriqueños el poder de decidir el “status” del territorio. Sin embargo, hace exactamente lo contrario en tres áreas cruciales:

  1. La iniciativa legislativa
  2. La autonomía procesal
  3. La soberanía de los votantes.

Primero, el proyecto afirma que les facilita a los puertorriqueños el poder de iniciar un proceso de cambio de status, pero hace lo contrario: impone un proceso legislado exógenamente para convocar una Convención de Status no soberana, algo que no ha sido abogado por ningún movimiento político en Puerto Rico.

Segundo, el proyecto dice que les otorga a los puertorriqueños la autonomía procesal para definir las alternativas para el cambio de “status”, pero crea e impone un Comité del Congreso soberano para supervisar y manejar la Convención de Status local no soberana. La existencia y operación de este comité congresional abre la puerta para que se introduzcan en la Convención y se impongan puntos de vista extraños a Puerto Rico y por demás minoritarios.

Tercero, afirma que les otorga a los puertorriqueños el poder máximo para decidir su “status”, pero no crea un proceso en el que la decisión del pueblo sea ejecutada automáticamente, es decir, sea autoejecutable. Como era, por ejemplo, el Proyecto de Ley Johnston de 1989. Por el contrario, el proyecto deja la cuestión sobre la mesa para que un futuro Congreso lo decida quién sabe cuándo.

En suma, el proyecto de ley de Alexandria Ocasio-Cortéz y Nydia Velázquez es una violación crasa del Principio de Autodeterminación y priva de ese derecho a los puertorriqueños. A esa travestía es que se han suscrito los populares y los pipiolos en su desesperación anti-estadista.

Señores populares e independentista, para liderar la patria hacia el futuro hay que tener seriedad. La mentalidad colonial es cosa mala.

Continue Reading

Copyright © 2020 Ojo al Medio. LLC.