Connect with us

CRÓNICAS

“Puerto Rico: Jurisdicción Federal y Paraíso Fiscal, lo peor de dos mundos” – Lcda. Fabiola Blondet

Published

on

Por: : Lcda. Fabiola Blondet

Durante años, defensores de la independencia y colonia, nos han vendido el concepto del “patriotismo” para justificar sus acciones de “lucha” y manipulan nuestras emociones, utilizando ejemplos como “Miss Universe” Puerto Rico y el Comité Olímpico, quienes, por resaltar nuestra bandera puertorriqueña en competencias, reciben fondos del gobierno sin formar parte de nuestro patrimonio nacional, ya que son franquicias privadas con fines de lucro.

Con su alegado “patriotismo” defendieron la Sección 936 del Código de Rentas Internas Federal, que convirtió a Puerto Rico en un simpático paraíso fiscal, que traía empresas a la isla, con la condición de crear empleos locales para acogerse al incentivo contributivo.

Aunque técnicamente era positivo para la generación de empleos locales, estas empresas multiplicaron sus ganancias en billones de dólares al no tener que pagar contribuciones de acuerdo con sus ingresos, que representaban una pérdida billonaria para el gobierno de Puerto Rico.

Estas deficiencias contributivas las compensaban aumentando los impuestos a los residentes de la isla y vendieron bonos exentos con atractivos intereses y garantía constitucional.

El sistema gubernamental siendo consistente en sus pésimas administraciones, durante años utilizaron el dinero de los bonistas para crear plazas de trabajo gubernamental y cumplir sus compromisos de campaña.

Una vez eliminado el incentivo de la Sección 936, algunas empresas abandonaron la isla, provocando pérdidas de empleos y que muchos puertorriqueños se mudaran a los Estados. El recaudo contributivo disminuyó y continuaron vendiendo bonos para pagar la deuda y los sueldos de empleados.

En 2008 se creó la Ley 78, conocida cómo la Ley de incentivos económicos para el desarrollo de Puerto Rico, que ha generado controversias por fomentar el paraíso fiscal. Otras leyes que han formado parte de la discusión pública son las leyes 20 y 22 de 2012.  Estos incentivos provocan pérdidas billonarias para Puerto Rico y su colapso económico.

Un 60 % de puertorriqueños se encuentra bajo el nivel de pobreza y son “compensados” con fondos federales de asistencia económica. Otro 40 % intenta sobrevivir con los altos costos de vida.

Puerto Rico, se encuentra en lo peor de dos mundos. Estamos bajo la jurisdicción del Congreso Federal, y para otros asuntos somos jurisdicción foránea. Esta posición dificulta que los residentes de la isla puedan crecer económicamente. Mientras, un grupo de multimillonarios se benefician manteniéndonos como estamos.

Políticos locales y congresistas se han comprometido en proteger los intereses económicos de estos multimillonarios y están realizando esfuerzos para evitar que Puerto Rico se convierta en jurisdicción doméstica o Estado, ya que, Puerto Rico, como país independiente o colonia pudiera continuar como jurisdicción foránea y mantendría su paraíso fiscal.

Mientras Puerto Rico sea tratado como una jurisdicción foránea y se encuentre bajo los poderes plenarios del congreso, será difícil que el gobierno capitalice, reduzca los altos impuestos y costos de vida que afectan nuestro crecimiento económico.

El verdadero patriotismo consiste en incentivar nuestra igualdad de derechos, calidad de vida y prosperidad de nuestra isla, que se puede lograr con la Estadidad.

Continue Reading

Copyright © 2020 Ojo al Medio. LLC.