Connect with us

CRÓNICAS

“Hay que activarse ya” – Dr. José M. Saldaña

Published

on

Por: Dr. José M. Saldaña

Recientemente, el senador por New Jersey, Cory Booker, señaló que en el Senado no avanzaría ahora una propuesta de estadidad para Puerto Rico o Washington D.C., y exhortó a bajar las expectativas con la agenda demócrata en esta sesión del Congreso. Booker hizo los comentarios a la publicación The Atlantic, luego que, el ahora líder de la mayoría demócrata del Senado, Charles Schumer (Nueva York) advirtiera en diciembre, tras el referéndum del 3 de noviembre, que entiende no hay consenso en la isla para avanzar una legislación a favor de la estadidad para Puerto Rico. Schumer había indicado que el referéndum del 3 de noviembre pasado -en el que la estadidad obtuvo 52.5 %-, reflejó que los puertorriqueños siguen divididos en torno al tema del futuro político de la isla y que está en espera de un consenso en torno a un “proceso justo”.

“Los puertorriqueños son los que deben decidir el estatus político de la isla y el Congreso debe respetar la voluntad de la gente. Estoy escuchando a líderes de todo Puerto Rico, en Nueva York y en la isla, y no hay aún consenso, hay división. Estoy esperando porque ocurra ese consenso. Pienso que no debo imponer mis puntos de vista, sino esperar porque evolucione un consenso. Y eso es todo lo que digo sobre la estadidad”, indicó.

El asunto del pasado plebiscito – a pesar de las condiciones adversas bajo las cuales se celebró, debido a la pandemia y los estragos de los huracanes y terremotos – arrojó como el propio Schumer señaló un resultado favorable mayoritario a favor de la estadidad para Puerto Rico. Posiblemente bajo otras condiciones y una pregunta diferente (estadidad o independencia) el resultado hubiese sido aún mayor a favor de la estadidad. Pero, independientemente de esto, hubo una mayoría favoreciendo la estadidad lo que ha sido consistente en los últimos tres plebiscitos a pesar del boicot y obstrucción a estos por parte de los partidos que proponen la independencia con sus diferentes modalidades.

Tradicionalmente, el congreso de los Estados Unidos es un cuerpo que no se mueve a menos que reciba presión. Estos dos senadores están recibiendo y sucumbiendo a las presiones que, tanto populares como independentistas, le están poniendo desde hace ya bastante tiempo. Existe una realidad como resultado de las elecciones locales, los partidos y movimientos independentistas y comunistas han ganado acceso a escaños en la legislatura con la consiguiente imagen de división ideológica, así como también han ganado acceso a presupuestos legislativos que ya están utilizando para reclutar cabilderos y grupos de presión para adelantar sus agendas ideológicas en la capital federal con la ayuda de miembros del congreso y de la llamada diáspora independentista de New York.

La estrategia de esos grupos es venderle la idea a los congresistas de que la estadidad no es posible para Puerto Rico, porque somos un pueblo hispanoamericano con cultura e idioma diferente y que queremos seguir siendo eso. Esa idea es reforzada por el respaldo de congresistas de origen puertorriqueño que, básicamente, son independentistas, pero viven muy cómodamente en la nación de la que desean que nos separemos. Ahí están Nydia Velázquez, Alexandria Ocasio-Cortez y Luis Gutiérrez proponiendo una Asamblea Constituyente para movernos hacia la libre asociación que es la independencia como lo afirma el Departamento de Justicia Federal y todos los informes presidenciales de la Casa Blanca. Y desde acá, haciéndole eco y respaldándolos Aníbal Acevedo Vilá, el actual presidente de la Cámara Tatito Hernández y su partido popular que es una mogolla ideológica, pero tiene la capacidad de hacer mucho ruido en el congreso creando la duda y vendiendo la idea de que no hay consenso ideológico en la isla. La oposición separatista socialista y comunista hace rato están trabajando a senadores como Booker, Schumer y otros creándoles la duda.

 Ante ese cuadró el PNP tiene que asumir prontamente y llevar ante el congreso una postura agresiva para hacer valer el resultado del triunfo del “sí” (la estadidad) en el plebiscito del 3 de noviembre pasado. El programa de gobierno del PNP incluyó el compromiso de crear una delegación congresional de 4 representantes y 2 senadores, y dispuso que esa delegación sería seleccionada democráticamente en una elección el próximo 16 de mayo en votación directa. Pero mientras eso ocurre, las organizaciones estadistas en la isla (mujeres progresistas, jóvenes progresistas, Igualdad y otras), tienen que moverse, tienen que activarse y dejarse sentir en el congreso por distintos medios. Tenemos que contrarrestar estos movimientos separatistas. Hay que sacudir el palo, hay que hacer que estos congresistas y otros sientan vergüenza de tener a 3.2 millones de ciudadanos americanos en condición de inferioridad política, social y económica, residentes en la última colonia del mundo para que actúen. No se puede esperar más.

Continue Reading

Copyright © 2020 Ojo al Medio. LLC.