Connect with us

CRÓNICAS

“Somero análisis y recomendaciones iniciales sobre las elecciones y el plebiscito” – Dr. José M. Saldaña

Published

on

Por: Dr. José M. Saldaña

Durante los pasados cuatro años, nuestra isla pasó por los peores momentos en su historia reciente: la quiebra del gobierno, huracanes, terremotos y, ahora, la pandemia del coronavirus. Esto obviamente tiene que haber influido en la psiquis de nuestro pueblo para votar y elegir un gobierno, por consiguiente, estas han sido unas elecciones atípicas cuyos resultados para el PNP, por haber estado administrando el gobierno en constante crisis, han sido relativamente positivos, aunque pudieron haber sido un desastre.

 A pesar de la alegría del triunfo en algunos asuntos, es necesario que estemos alertas, unidos, vigilantes y fiscalizando a los hombres y mujeres trabajando en la legislatura y en el ejecutivo del gobierno, pues tenemos que asegurar que dan lo mejor de sí al pueblo, dejando atrás los intereses personales. Tenemos también que estar conscientes de que hay grupos externos como el Foro de Sao Paolo, La Internacional Socialista y las organizaciones locales que apoya George Soros, que han influido sobre los partidos y la política local, que van a continuar en su agenda desestabilizadora para crearle problemas al gobierno entrante y tratar de repetir los sucesos del verano del 2017.

No podemos permitir que eso vuelva a ocurrir y no debemos darles excusa alguna para que eso suceda, particularmente en la gobernación y con los resultados del plebiscito.

En las elecciones del pasado 3 de noviembre de 2020, la legislatura del PNP recibió por parte del pueblo votante lo que consideramos fue un castigo que, de rebote, injustamente lo recibiremos todos los puertorriqueños. El pueblo castigó a una legislatura bochornosa, abusadora, donde imperó el nepotismo, el derroche de fondos públicos en salarios y compensaciones onerosas que no guardaban ninguna relación con la preparación y funciones de los que los recibían. El castigo, tornándolos en minoría, fue un acto anticipado de justicia política. El liderato novoprogresista y muchos legisladores, han quedado fuera de sus posiciones y ahora son minoría política que se exponen a todo tipo de investigaciones para pagar por su conducta. Por culpa de ellos, hoy los estadistas somos minoría en una legislatura que es una mogolla ideológica compuesta por estadistas, populares colonialistas, soberanistas, independentistas, socialistas y comunistas estructurando toda clase de alianzas que habrá que ver hacia donde nos lleva. Habrá que observar si trabajarán para el fin de proveerle a nuestro pueblo por sus necesidades o por adelantar sus intereses personales, ideologías y si ese nuevo gobierno legislativo decide trabajar en concordancia con un gobernador estadista o decide obstruir constantemente su labor. A la luz de los recientes sucesos con el escrutinio de votos, temo que optarán por lo último.

Además del castigo a la legislatura, nuestro pueblo de forma esquizofrénica votó mayoritaria y claramente por el Si en la consulta plebiscitaria 623,053 votos (52.34%) y por el No 567,346 votos (47.66%) de un total de 1,190,399 electores.  O sea, votaron 623,053 personas por la anexión a la nación, pero tímidamente votaron 406,830 personas por el líder del ejecutivo -el gobernador- que es el responsable, junto a la Comisionada Residente, por lograr que ese mandato por el sí sea puesto en agenda y ejecutado por el Congreso. En ese sentido al pueblo se le fue la mano -y a mi juicio- por tratar de castigar a la legislatura y al PNP le dio como gobernador, un voto tímido a Pedro Pierluisi (216,223 votos menos que al sí) un excelente candidato con impecable preparación, capacidad, experiencia y honestidad. También, considero que el pueblo quiso castigar las erráticas posturas y actuaciones ambivalentes de la gobernadora Wanda Vázquez Garced durante su incumbencia. El resultado innecesariamente ha sido un poder compartido.

Ambos partidos principales PNP y PPD, de un cuatrienio al otro sufrieron una merma considerable en sus huestes. En el 2016, el gobernador Ricardo Rosselló fue elegido con 660,510 votos para un 41.8 % de los votos emitidos para la gobernación y el candidato derrotado del PPD, David Bernier, obtuvo 614,190 votos para un 38.8 % de un total de 1,274.700 votos emitidos para la gobernación. En las presentes elecciones esos números son 406,830 con 32.93% para Pedro Pierluisi y 389,896 con 31.56 % para Charlie Delgado, de un total de 1,235,521 de votos emitidos para la gobernación. Esa merma actual en el caso del PNP aparenta haberse debido a que muchos de sus electores han emigrado hacia diferentes estados de la nación, otros se quedaron en sus casas en protesta por los cuatro años de un gobierno errático, mientras otros aparentemente se movieron hacia Dignidad del Dr. Cesar Vázquez. En el caso del PPD muchos de sus electores – melones, soberanistas – se movieron hacia Victoria Ciudadana que aumentó de 11.1 % a 12 % y hacia el PIP que aumentó de 2.1% a 7%.

Estos aumentos en los números de Victoria Ciudadana y del PIP, además de haber sido causados por el drenaje al PPD, ocurrieron debido al voto de protesta de jóvenes que se inscribieron como nuevos electores o que emigraron de los partidos principales. Muchos de estos jóvenes, siguiendo una tendencia nacional, son rebeldes que reniegan del sistema de democracia liberal capitalista, abogando por la separación de la nación que lo representa y por el socialismo. Ese voto de protesta juvenil fue evidente en muchos de los colegios electorales de distintas áreas de San Juan dónde acudieron vestidos de negro. Obviamente -siguiendo los llamados de Lúgaro y Victoria Ciudadana- votaron mayoritariamente por Manuel Natal para la alcaldía de San Juan, poniendo en riesgo que la capital tuviera un alcalde independentista, revolucionario y comunista con las implicaciones que ello tendría. Hoy esa amenaza se ha disipado y Miguel Romero -persona seria, honesta, inteligente y de gran experiencia ejecutiva – será el alcalde de la capital.

Como resultado de todo este fenómeno electoral, será necesario, en primer lugar, ponerle una mayor atención al PNP como organización política.  En segundo lugar, este debe llevar a cabo un extenso análisis de toda esta situación descrita, particularmente sobre las causas por las cuales un gran número de electores que votaron por la estadidad en el plebiscito no lo hicieron por el PNP en la elección teniendo un excelente candidato en la persona de Pedro Pierluisi. También, debe ser estudiado el fenómeno de los jóvenes votando en masa por Victoria Ciudadana. Aparentemente el PNP no ha hecho un buen trabajo de educación política con la juventud.

El PNP tiene que prestarle mayor atención a la labor que llevan a cabo sus legisladores en ambas Cámaras, particularmente en un cuatrienio como el que se avecina.

Como resultado del triunfo de la estadidad en el plebiscito, el PNP tiene que reforzar y fortalecer su presencia en la capital federal. Ya hemos visto como el Junte de Mujeres separatistas, socialistas y comunistas han comenzado la faena de tratar de desacreditar los resultados del plebiscito en el congreso. Hay que preguntarse, ¿dónde están las mujeres progresistas y otras organizaciones estadistas y comunicadores? Ya es hora de llevar de manera contundente el mensaje del triunfo del sí a Washington DC y a los medios de comunicación nacionales. Aprovechemos que las encuestas nacionales señalan que el 66% de nuestros conciudadanos del norte apoyan la estadidad para Puerto Rico.

Este es parte inicial del análisis y recomendaciones de un estadista preocupado. Ya vendrán más recomendaciones y sugerencias.

Continue Reading

Copyright © 2020 Ojo al Medio. LLC.