Connect with us

CRÓNICAS

“El caos del NO” – Dr. José M. Saldaña

Published

on

Por: Dr. José M. Saldaña

He escuchado por ahí a algunos ciudadanos decir que no van a ir a votar porque da lo mismo, ya que no pasará nada.

Escuchen bien mis amigos que así piensan: Si por tu no ir a votar llega a triunfar el NO en el plebiscito o a quedar ambos SI Y NO, muy cerca uno del otro, el pueblo norteamericano y el gobierno federal tendrán ante sí la mejor evidencia de que Puerto Rico no sabe qué rayos es lo que quiere y que además de ser ignorante, es un pueblo malagradecido. Eso, en un momento en que han llovido billones de dólares en ayuda federal para la isla y todas las encuestas en los Estado Unidos indican que el pueblo norteamericano en un 63% favorece la estadidad para Puerto Rico, será razón suficiente para dejarnos en la colonia momentáneamente y ponernos en ruta segura hacia la independencia.

No quepa la menor duda de que esa situación – independientemente de que gane Pedro Pierluisi y Jenniffer González en las elecciones, peor aún si triunfaran por escaso margen sobre Delgado Altieri y Aníbal Acevedo Vilá y ni hablemos del caos de estos dos últimos triunfar- produciría un desastre que nos llevaría en corto plazo en ruta directa a una amañada asamblea constituyente convocada por todos los grupos antiamericanos, timoneada por los populares y diseñada para que el resultado sea la petición al congreso de la independencia disfrazada de libre asociación.

La Libre Asociación te la describen como una relación no colonial fuera de la cláusula territorial fundamentada en la soberanía del pueblo de Puerto Rico, cónsona con el derecho internacional que afirma y ensancha el ámbito de gobierno propio de los puertorriqueños y que preserva el vínculo de la ciudadanía americana por nacimiento, y aún van más allá reclamando que sea con ayuda norteamericana. Ese lenguaje grandilocuente, evitando decirlo, es una descripción de la independencia.

La Libre asociación es la independencia. Esto no lo digo yo, lo dice también el Informe del Grupo de Trabajo de Casa Blanca de Obama sometido en marzo de 2011. En la página 27 dice lo siguiente:

La libre asociación es un tipo de independencia. Un pacto de libre asociación establecería un acuerdo mutuo que reconocería que Estados Unidos y Puerto Rico están estrechamente ligados de las maneras específicas que se detalla en el pacto. Los pactos de este tipo se basan en la soberanía nacional de cada país, y cada nación puede unilateralmente poner fin a la asociación.

La libre asociación produciría un Puerto Rico independiente…”

Así también lo dejó saber Rafael Hernández Colón cuando dijo: “no creo en la libre asociación porque eso es la independencia”.

Para obtener la libre asociación, Puerto Rico tendría que primero ser un país independiente. Para entonces sentarse a negociar con los Estados Unidos -si es que los Estados Unidos entonces lo desean- un tratado, de pueblo libre y soberano a pueblo libre y soberano. No le quepa la menor duda a nuestro pueblo de que si el congreso recibe esa petición de libre asociación, nos dará la independencia, pero no la que quieren Charlie, Aníbal y los populares, con ciudadanía americana y dólares.

¿Un congreso que recibe una petición por parte de ciudadanos americanos que residen en un territorio americano y quieren independizarse de la nación de la que son ciudadanos, tendrá que preguntarse y para qué a ustedes -mal agradecidos- que no quieren ser parte nuestra nación les vamos a dejar la ciudadanía americana?

Procederían a quitárnosla, legislando tal como lo hicieron para otorgárnosla mediante la ley Jones de 1917. Nuestra ciudadanía americana es estatutaria o sea nos fue otorgada mediante la aprobación de una ley. Quien tiene los poderes plenarios y la otorgó la puede quitar.

Estemos claros de lo que está en juego el próximo noviembre: se trata de la estadidad o la independencia. Ya está bien de seguir el jueguito de los populares de votar por ellos y el ELA. Ese ELA fue una buena opción política para un momento dado y como transición hacia un estatus permanente, bien sea la estadidad o independencia, pero ya el modelo basado en incentivos económicos casi exclusivamente se agotó, colapsó frente a la realidad de la globalización.

Hoy el ELA no es otra cosa que la cruda colonia que nos ha llevado a la quiebra más grande del mundo, a la pérdida total del crédito, a la parálisis en la inversión y el desarrollo económico y social. Ya este estatus colonial no pare más, es un estado fallido que se mantiene por las transferencias de fondos federales pero el liderato de los populares se agarra a él para tratar de sacarle más leche a la ubre que no da más.

Unos ejemplos bastan para que tengamos una idea de lo que estamos perdiendo por ser la colonia más antigua del mundo bajo el ELA. La mayoría del pueblo que recibe ayudas económicas como el PAN, servicios públicos de salud, vivienda pública, FEMA, desconoce la procedencia de estas. Es tiempo que se le instruya para que sepa de donde y por qué recibe las ayudas y beneficios que disfruta. Muchos creen que tienen derecho a estos independientemente de nuestra condición política. No es así. Esas ayudas y beneficios provienen de fondos del gobierno federal por concepto de las contribuciones que pagan nuestros conciudadanos del norte. Las tenemos porque somos ciudadanos americanos bajo la ley Jones de 1917 y porque vivimos en un territorio no incorporado bajo los poderes plenarios del congreso de los Estados Unidos. Pero por ser un territorio, esas ayudas son menores que las que reciben los ciudadanos americanos que residen en un estado. Si fuésemos un país independiente, una república -asociada o no a los Estados Unidos- no las recibiríamos.

Por ser una colonia -un ELA- del 2001 al 2010 habíamos dejado de recibir $128,000 millones.

  • A pesar de tener la misma población que Oklahoma, mientras esta recibe $38 billones anuales de fondos federales nosotros recibimos $22 billones. Una diferencia de $16 billones, pero de ser un estado recibiríamos alrededor de $20,000 millones anuales adicionales por tener un mayor nivel de pobreza que Oklahoma.
  • Por ser una colonia (ELA) somos tratados peor que cualquier estado en cuanto a servicios de salud para los pobres se refiere (Medicaid) recibiendo solo $1,571 por beneficiario, mientras en los Estados Unidos se recibe $5,700 por beneficiario.
  • De ser estado recibiríamos $700 millones adicionales para el Programa de Asistencia Nutricional (PAN) que beneficia alrededor de 700,000 familias nuestras lo que significaría $1,044.77 adicionales por familia.
  • Por no ser estado, nuestros ancianos necesitados e incapacitados no reciben el beneficio de $600 mensuales del programa de Seguro Social Suplementario y así sucesivamente somos discriminados en más de una docena de programas federales.

De ser estado dejaríamos de ser ciudadanos de segunda categoría. Tendríamos el poder político que brinda el voto presidencial, dos Senadores y cinco Congresistas con el poder del voto y negociación a la hora de tomar decisiones que nos afectan. Tendríamos la seguridad y estabilidad política necesarias para atraer inversiones y nuevas industrias que generan más y mejores salarios. Reduciríamos la tasa de pobreza que ahora anda por alrededor del 50% mientras que la del estado más pobre de la unión Mississippi es la mitad de la nuestra 24%.

Pero algunos abogan por lo que le llaman el ELA Mejorado que según ellos llenaría nuestras necesidades sin perder la autonomía que supuestamente tenemos. No nos dejemos engañar… eso es una ilusión, una quimera, una mentira más, pues todos los poderes federales -ejecutivo, tribunal supremo y congreso- les han dicho que ese embeleco es inconstitucional. En el informe del 2007 del presidente Bush sobre Puerto Rico en la página 6 señala: “La constitución de los Estados Unidos no permite una propuesta de un Nuevo ELA porque la constitución únicamente permite que la tierra bajo la soberanía de los Estados Unidos solo puede ser un Estado o un territorio este bajo el gobierno del Congreso.” 

Precisamente porque lo que está en juego es muy serio es que tenemos que estar vigilantes de lo que se ha estado tramando muy encubiertamente a las espaldas de la mayoría de nuestro pueblo.

Es necesario que pienses lo que arriesgas y perderías si, en un acto suicida, Puerto Rico optara por votar por el PPD y el No.

 Veamos:

A pesar de que por el actual estatus colonial somos discriminados, en el ELA Soberano o libre asociación Puerto Rico sería un nuevo país extranjero como lo señalan todos los informes presidenciales por lo cual: 

  1. Perderiamos el Medicare pues en un país extranjero no cubre el Medicare.
  2. Nuestros veteranos posiblemente tendrían que ir a Islas Vírgenes o a la Florida para recibir servicios.
  3. Se acabarían los fondos de Medicaid que hoy recibimos para sufragar el programa de salud del gobierno que hoy cubre a más de 1,600,000 beneficiarios. Hoy el 76% de la totalidad de los fondos son federales. Eso lo atendería la nueva república con lo que pueda disponer para ello.
  4. No existiría el Programa de Ayuda Nutricional PAN, ni el WIC para alimentar a familias de recursos limitados especialmente a madres y niños.
  5. Desaparecería el seguro por desempleo federal para los desempleados en la isla.
  6. Desaparecerian los fondos federales para la construcción y remodelación de escuelas y hospitales.
  7. Desaparecerian las ayudas federales de Head Start y para los niños de edad preescolar.
  8. Se perderían los fondos fedérales para educación lo que representa 1/3 parte ($1billon) del presupuesto del Departamento de Educación del cual se pagan los salarios de maestros, comedores escolares y otros programas especiales.
  9. Se acabarían los fondos de las Becas Pell, prestamos federales, fondos para investigación de NIH, NSF, NASA Esto causaría el cierre de Universidades y colegios universitarios públicos y privados que dependen de esos fondos para operar.
  10. Las familias de recursos limitados no tendrían acceso a los subsidios de vivienda pública de la sección 8. Perderíamos los fondos para la construcción, operación y mantenimiento de más de 70,000 viviendas públicas que albergan 400,000 personas en la isla.
  11. Dejaria de existir la Administración Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) así como el cuerpo de ingenieros del Ejército de los Estados Unidos. En casos de emergencias no habría fondos federales para socorrer a los afectados por desastres naturales ni para reconstruir puentes y carreteras.
  12. Se perderían los empleos federales de los que trabajan en las agencias federales en la isla.
  13. Desapareceria la Agencia Federal para la Aviación (FAA) perdiéndose fondos para la construcción y mantenimiento de nuestros aeropuertos.
  14. Se iría el Homeland Security y sus empleos en los aeropuertos para la protección de nuestra isla.
  15. Desaparecerian los préstamos que garantiza la Administración de Pequeños negocios y el Federal Deposit Insurance que garantiza los depósitos bancarios.
  16. Perderíamos la protección de nuestros derechos civiles y libertades bajo la Constitución de los Estados Unidos como lo son el disfrute de libertad de expresión y asociación, la prensa libre, Habeas Corpus, el debido proceso de ley, la presunción de inocencia, elecciones libres y seguras, perderíamos también la protección del FBI, la presencia de la Fiscalía Federal y el Tribunal Federal de Puerto Rico que vela por todo lo anterior, así como el puesto de Comisionado Residente.

Amigos, convirtiéndonos en un país independiente como lo seríamos con la Libre asociación, sin las actuales transferencias de fondos federales y la ayuda financiera a la que aunque en forma limitada tenemos derecho por ser ciudadanos americanos, así como sin la presencia de la Fiscalía, el Tribunal federal y otras agencias federales que constituyen actualmente una enorme protección para los derechos civiles de nuestra población para la seguridad, la ley y el orden, caeríamos en un enorme retroceso económico y social. En ese escenario, Puerto Rico se convertiría en un país pobre e irreconocible para todos.

Continue Reading

Copyright © 2020 Ojo al Medio. LLC.