Connect with us

CRÓNICAS

“El alineamiento de los astros” – Daniel Russe

Published

on

Por: Daniel Russe

Para los que llevan años burlándose de los estadistas al pintar la anexión como un sueño imposible, deben estar, actualmente, sudando frío. A diferencia de lo que llevan repitiendo por años sobre cómo la nación del continente “no nos quiere” y que pensar en la estadidad de la isla es “soñar con pajaritos preñao´s” los astros parecen estarse alineando tanto en Puerto Rico, como en la capital federal y en la opinión pública en el continente.

Si bien el Huracán María fue un evento catastrófico para la isla, resulta imposible obviar que nos puso en el centro de la discusión pública a nivel nacional. Estuvimos entre los temas principales de cobertura de los noticieros y otros programas televisivos por meses. Nuestros hermanos estadounidenses en el continente pudieron ver, a todo color y en prime time, las consecuencias de la desigualdad que vivimos los puertorriqueños en la colonia. Muchos se enteraron de que somos un territorio propiedad del Congreso y que somos ciudadanos estadounidenses, aunque sin gozar de todos los derechos y las libertades de los que viven “al otro lado del charco”. Otros se interesaron aún más por nuestra relación política con el resto de la nación, la crisis fiscal actual y la imposición de la Junta de Supervisión Fiscal.

Este interés ha continuado evolucionando, uniéndose al reclamo de Washington D.C. por la admisión como estado de la unión. Son muchas las voces, a pesar de la forma en que la prensa local las obvia, que hoy se pronuncian a favor de la anexión de la nación. No estoy elucubrando un sueño irreal. Encuestas recientes han recogido el apoyo de la mayor parte de los estadounidenses en los estados a la anexión de la isla. Hay quienes argumentan que el apoyo a la entrada de la isla como estado es aún más grande que el que ostenta la capital federal. Figuras de la política nacional también han salido a apoyar la estadidad.

Figuras como Barack Obama, quien anteriormente había tomado posturas inmovilistas con el tema, ahora favorecen la estadidad y expresan la necesidad de extenderle la igualdad de derechos al Distrito de Columbia y a Puerto Rico. Lo propio hizo el candidato presidencial demócrata Joe Biden. En el congreso muchos demócratas se han pronunciado a favor de la Estadidad. Tan reciente como esta semana el líder de la minoría en el senado federal, Chuck Chumer, se pronunció en favor de la anexión. En la Cámara, el Rep. Darren Soto ha radicado, inclusive, un proyecto de ley para la integración de la Isla como estado 51. Entre los republicanos, aunque históricamente han incluido entre sus plataformas el apoyo a la estadidad, bajo la administración actual se ha abandonado el tema. Esto no quiere decir que no exista apoyo entre el liderato republicano. Los senadores republicanos Rick Scott y Marco Rubio han sido vocales en su apoyo, independientemente su motivación (ambos son senadores de Florida).

Sin embargo, me atrevo a decir que la razón para que el apoyo sea menor entre los republicanos responde a dos razones. En primer lugar, la politización que ha sufrido el tema desde el Huracán María (recordemos cómo la prensa nacional aprovecho la crisis local para barrer con el Presidente). En segundo lugar, la falsa impresión generalizada entre el liderato republicanos de que Puerto Rico sería un estado demócrata (cosa que evidencia el desconocimiento sobre nuestra cultura e idiosincrasia). Dicho esto, me parece que ambas circunstancias pueden ser atendidas con bastante celeridad mediante a un ejercicio de cabildeo y educación del liderato.

Tomando en consideración todo lo anterior, me parece que Puerto Rico se acerca a un momento trascendental en su historia política. Si los números de las encuestas nacionales son ciertos, el partido republicano se acerca a una estrepitosa derrota. Esta sería de tal magnitud que estaría perdiendo no solo la presidencia sino también el control del senado. De esto ser así, y tomando en consideración la simpatía que ha generado la lucha por la igualdad entre los medios y la media, como también entre la ciudadanía en general, tendríamos el ambiente más favorable para alcanzar la estadidad en la historia de Puerto Rico. No es solo mi opinión, sino que otros analistas de renombre la comparten también. Ahora, esa oportunidad corre un riesgo gigantesco en estas elecciones generales. Tenemos un referéndum de estadidad. El mensaje debe ser claro y contundente: ¡SÍ! Porque los astros están alineados y la estadidad está a la vuelta de la esquina.

Sin embargo, no podemos obviar la amenaza presente en esta elección. Tenemos, me parece que, por vez primera, una oferta anti-unión-permanente como front runners del PPD. Tanto Charlie Delgado Altieri, como el infame Aníbal Acevedo Vilá, son independentistas (no pienso usar su mote de soberanistas) y en caso del último, miembro de la Internacional Socialista, tal como el PIP. Una victoria del SÍ perdería MUCHO ante una victoria de la oferta del PPD. No debe caber duda en la mente de todo estadista que Aníbal Acevedo Vilá usaría cualquier estrategia posible para desacreditar la victoria del SÍ y para destruir el ambiente proestadidad en la capital. Es por esta razón que debemos unirnos TODOS los estadistas. Debemos dejar atrás la rivalidad de las primarias y unirnos todos por el ideal. Se tienen que alinear los astros en la isla también. Necesitamos una victoria SOLIDA del SÍ y una victoria de Pedro Pierluisi y el equipo del Partido Nuevo Progresista. No se trata de quien me cae mejor que quien, nos jugamos la oportunidad más grande que hemos tenido de alcanzar la igualdad y acabar con esta centenaria colonia.

Continue Reading

Copyright © 2020 Ojo al Medio. LLC.