Connect with us

CRÓNICAS

“Pulso Electoral” – Giovanni Boschetti

Parte V de VIII

Published

on

Por: Giovanni Boschetti

Distrito Senatorial V (Ponce)

Resumen

El distrito senatorial V, conocido como el distrito de Ponce, se compone de dos senadores, los distritos representativos 21 al 25 y los municipios de Lajas, Guánica, Maricao, Sabana Grande, Yauco, Lares, Adjuntas, Utuado, Jayuya, Guayanilla, Peñuela, Ponce y un precinto de Juana Díaz.

Senado

Desde 1968, este distrito ha sido ganado por el PPD en ocho ocasiones (1972, 1980, 1984, 1988, 1996, 2000, 2004 y 2012) y por el PNP en cinco (1968, 1976, 1992, 2008, 2016). Con excepción de 1980 y 1996, el distrito ha sido ganado por senadores del mismo partido que gana la gobernación a nivel isla y con excepción de 1996, por los senadores del mismo partido del candidato a gobernador en este distrito. En esa elección, a pesar de que el entonces gobernador Pedro J. Rosselló González (PNP) ganó el distrito en su reelección, los dos senadores del distrito Eddie Zabala y Dennis Vélez Barlucea perdieron.

Actualmente el distrito está representado por Luis Berdiel (PNP), quien se encuentra en su segundo término y Nelson Cruz (PNP), quien está en su primero.

Los pesos electorales de este distrito son Ponce, Yauco, Lares, Utuado y el precinto 63 de Juana Díaz. Aunque en estos cinco municipios el PNP prevaleció en 2016, la realidad es que históricamente Utuado es el único de una tradición fuerte, aunque Ponce tiene un historial que se inclina más hacia el PNP que el PPD. En tiempos recientes, Yauco y Lares han ido moviéndose de la columna roja a la columna azul. De hecho, el éxito electoral en el distrito para el PNP durante las últimas tres elecciones (aunque en 2012 perdió el distrito, fue en un recuento y el candidato a gobernador perdió por apenas 600 votos) ha sido esa transformación de Yauco. Yauco había sido sólidamente popular entre 1968 y 2004, pero desde 2004, el PNP ha dominado todas las posiciones, en gran parte por la fuerza del exalcalde y exsenador Abel Nazario Quiñones (PNP).

La fórmula matemática del PPD siempre había sido la fuerza con la que baja en Lajas, Sabana Grande y Yauco, para contrarrestar la fuerza azul que baja tradicionalmente de la montaña unida a Ponce. Sin embargo, de 1996 para acá, se ha visto un debilitamiento sustancial del PPD en Lajas, además del cambio de bando de Yauco, lo que no le hace tan fácil ganar el distrito como anteriormente lo hacía.

Contando con que los candidatos a senador del PNP prevalezcan en Adjuntas, Utuado, Maricao, Yauco y Ponce, deberían ganar al menos uno de los dos escaños, particularmente Luis Berdiel. El otro escaño debe estar reñido entre el senador Cruz y la candidata popular Marielly González.  

Cámara de Representantes

De los cinco distritos representativos que componen en distrito de Ponce, los dos partidos principales tienen la fuerza en un distrito. En el caso del PPD, su distrito fuerte es el distrito representativo 21, compuesto por Lajas, Guánica, Maricao, Sabana Grande y Yauco. Desde 1997, es representado por Lydia R. Méndez Silva (PPD). Lajas y Sabana Grande sirven como una especie de muralla roja que mantiene el distrito en manos del PPD. Entre estos dos municipios está el 53% del peso electoral del distrito. Aunque ya el PPD no gana el distrito con las mayorías que lo ganaba antes, todavía es el favorito para ganar. La elección más cerrada fue en 2008, donde Méndez ganó luego de un recuento. Un dato curioso del distrito es que el único representante PNP que ha tenido en toda su historia lo fue Ermelindo Vélez Vargas (1969-1973), quien fue electo en 1968 por el Partido Popular, pero a principios de ese cuatrienio se cambió de partido.

En el caso del PNP, su cabeza de playa en el distrito de Ponce a nivel de distritos representativos es el 22. Este distrito, compuesto por Lares, Adjuntas, Utuado y Jayuya, ha tenido solo tres representantes populares en los últimos cuarenta y ocho años. El actual representante, Michael A. Quiñones (PNP), está en su primer término y ganó luego de derrotar en primarias al veterano incumbente Waldemar Quiles Rodríguez, quien llevaba cuatro términos como representante. Quiñones debería poder revalidar en 2020.

Los dos distritos representativos de Ponce (ciudad) son el 24 y 25. Estos dos distritos han pasado por tres fases político-electorales, en algo así como un péndulo. Entre 1968 y 1988 fueron predominantemente PNPs. Luego, entre 1988 y 2008 fueron básicamente populares. Desde 2008, el péndulo pareció regresar al lado azul. El distrito 24 (Ponce urbano) ha sido ganado por el PNP desde 2008 y el 25 (Ponce rural, un precinto de Jayuya y un precinto de Juana Díaz), aunque fue retenido por el PPD en 2008 y 2012 de manera bien cerradas (en 2008 fue luego de un recuento), en 2016 el PNP lo ganó cómodamente. Salvo un cambio grande en la política ponceña, aunque no por grandes márgenes, el PNP debería retener ambos distritos. En el momento, los distritos son ocupados por los representantes José A. Banchs (PNP) y Jacqueline Rodríguez (PNP).

El distrito representativo “toss up” de la zona lo es el distrito 23 (Yauco, Guayanilla, Peñuelas, Ponce). El incumbente en ese distrito es Víctor Torres (PNP). Este distrito no se casa con nadie y se gana según vota Peñuelas. El distrito siempre ha sido ganado por el mismo partido que gana los dos escaños senatoriales. El PNP lo ha ganado en 1968, 1976, 1992, 2008 y 2016, mientras el PPD lo ha ganado en 1972, 1980, 1984, 1988, 1996, 2000, 2004 y 2012. Dado ese factor, este distrito podría ser ganado por cualquiera de los dos partidos. Un elemento adicional a considerar es que, con las renuncias de los ahora exalcaldes veteranos populares de Guayanilla y Peñuelas, hay que observar cuánta fuerza tienen los nuevos alcaldes Nelson Torres Yordán y Gregory Gonsález Souchet, respectivamente.

Alcaldías

Empecemos con los baluartes electorales de cada partido En el distrito de Ponce, los municipios tradicionalmente populares son Lajas, Sabana Grande y Guayanilla.

Lajas, que desde 1944 ha tenido apenas un alcalde PNP, ha estado dirigido por Marcos A. Irizarry Pagán (PPD) por cinco términos no consecutivos. El historial de Irizarry Pagán es curioso porque sus victorias han estado marcadas por profundas divisiones dentro de la Pava y por noticias de alegados escándalos personales, lo hizo que sus márgenes de triunfo no fueran tan holgados como lo eran tradicionalmente en Lajas durante sus primeras contiendas. En 2008 perdió la reelección frente a su eterno rival azul, Leo Cotté (PNP), pero en 2012 regresó a la alcaldía con más fuerza y un partido unido, revalidando cómodamente en 2016. Debería revalidar sin problemas.

En Sabana Grande, que al igual que Lajas fue conquistado por el Partido Popular en 1944, a diferencia de Lajas nunca ha perdido la alcaldía. Las elecciones en Sabana Grande se deciden en la primaria del PPD. El hasta hace poco alcalde, Miguel G. Ortiz Vélez llegó a la alcaldía en 1993 y se convirtió en el cacique popular de la zona suroeste. Todas las victorias de Ortiz han sido sólidas y contundentes. Sin embargo, a pesar de la historia política de Sabana Grande, en estos momentos, tengo a Sabana Grande en la columna de municipios “toss ups”. ¿Por qué? Durante este cuatrienio, Ortiz fue arrestado y acusado por las autoridades federales de serios cargos de corrupción. Distinto a otros municipios donde esta situación ha ocurrido, por alguna razón que solo lo sabe la cúpula del PPD, Ortiz no fue destituido ni presionado a renuncia por un largo tiempo. Meramente fue suspendido de sus funciones por el Panel del Fiscal Especial Independiente (FEI) y Noel Matías Borelli asumió las riendas de la alcaldía de manera interina, antes de finalmente renunciar. Toda esta confusión podría ser capitalizada por el PNP. Si bien es cierto que Sabana Grande es el municipio más popular de todo Puerto Rico y es tan popular como el municipio de Loíza es PNP, hay que destacar que en la actualidad Loíza tiene una alcaldesa popular. Hay que tener la lupa puesta en Sabana Grande, aunque mi inclinación es pensar que el PPD lo va a retener.

En Guayanilla, el alcalde Torres Yordán, quien asumió la alcaldía en 2016, luego de la renuncia del convicto exalcalde Edgardo Arlequín, ganó en 2016 a pesar de ese escándalo y al menos proyecta una buena imagen pública. Entre 1944 y 2016, el PNP solo ha tenido un alcalde en Guayanilla, Ceferino Pacheco Guidicelli (1989-2001). El alcalde, quien aspira a la reelección, ganó las pasadas elecciones por 747 votos. Éste debe tener una leve ventaja para revalidar, sujeto al afecto que hayan tenido los cambios poblacionales por los terremotos de principios de año.

Por su parte, los bastiones de la Palma son Adjuntas, Utuado y Maricao. En adición, en los últimos veinte años, Lares y Yauco han brincado de la columna roja a la azul.

Desde 1968, Adjuntas apenas ha tenido tres alcaldes populares. El actual alcalde, Jaime Barlucea Maldonado (PNP) aspira a la reelección a un quinto término y tomando en cuenta que revalidó en las últimas elecciones por el 60% de los votos, no debería enfrentar mayores retos en ganar.

En Utuado, la cosa es más complicada. Utuado es una de las fortalezas tradicionales del PNP. Únicamente ha perdido a nivel estatal en dos ocasiones (1972 y 1988). Sin embargo, como consecuencia de unas divisiones internas en el PNP luego de que el entonces alcalde Alan González Cancel anunciara su retiro en 2012, el PNP perdió la alcaldía y llevó a Ernesto Irizarry Salvá (PPD) a la victoria. Este fue reelecto en 2016, aunque con Asamblea Municipal dividida. El alcalde ganó la última elección por 934 votos, pero la trayectoria política de Utuado no está de su lado. De momento, mantendré este municipio como un “toss up”.

En Maricao, que hasta 1992 fue un baluarte de la Pava, Gilberto Pérez Valentín (PNP) ganó la alcaldía y no ha perdido desde entonces, aunque en la elección no ganó tan contundentemente como en sus anteriores elecciones, a pesar de que, a nivel estatal y legislativo, el PNP ganó igual de fuerte que anteriormente. Dado el mucho tiempo que lleva en la alcaldía, debería ser el favorito para ganar un octavo término.

Lares y Yauco, como indicara anteriormente, han pasado de ser baluartes populares a municipios bastante seguros para el PNP. Sin embargo, como hiciera en el año 2016 con Yauco, cuando indiqué que con la salida de Abel Nazario tenía que considerarlo un “toss up” porque no sabíamos si Yauco votaba PNP por él o porque hizo la transición hacia el PNP, tengo que hacer lo mismo con Lares. El alcalde Roberto Pagán Centeno (PNP), luego de dieciséis años, anunció su retiro y la candidatura de su hijo. Hay que ver si el nuevo alcalde Luis Rodríguez atrae la misma fuerza que el exalcalde Pagán. Ciertamente el PNP manejó de manera muy torpe la sustitución de Pagán, descalificando a su hijo Carlos Pagán, por el crimen de haber dado un endoso a Abel Nazario para su candidatura independiente. Originalmente pensé que los lareños progresistas le pasarían la factura en la primaria a Quiñones, quien es el principal promotor del nuevo alcalde, pero éste ganó cómodamente en este municipio. De momento, Lares es un “toss up”. En Yauco, ya el nuevo alcalde Luiggi Torres (PNP), demostró su poderío electoral en Yauco al ganar en 2016 con 4,874 votos de ventaja. Por tal razón, salvo alguna situación desconocida hasta el momento, debe revalidad sin problemas.

Los demás municipios, Guánica, Jayuya, Peñuelas, Ponce y Juana Díaz transitan entre ambas columnas. Actualmente Guánica y Ponce tienen alcaldes PNP y Jayuya, Peñuelas y Juana Díaz tienen alcaldes PPD.

El alcalde de Guánica, Santos Seda Nazario (PNP) ganó por primera vez en 2012 y se encuentra en su segundo término. En 2016 ganó por unos 1,806 votos. De momento, Seda debería ser el favorito para revalidar, aunque hay que ver cuántos electores se le mudaron de Guánica por los terremotos.

Por su parte, Jayuya ha tenido como alcalde a Jorge L. González Otero (PPD) desde 1997. Aunque en su primera elección, González ganó en un recuento, en las subsiguientes elecciones ha ganado cómodamente, a pesar de que en muchas ocasiones el PNP ha ganado Jayuya a nivel estatal y legislativo. Aunque inicialmente el alcalde había anunciado que no habrá de aspirar a un nuevo término, finalmente lo hizo, lo que debe dejar este municipio en la columna roja.

Peñuelas, que a nivel estatal es sumamente competitivo, tuvo por más de veinte años al alcalde Walter Torres Maldonado (PPD). Recientemente este renunció y el PPD escogió como sucesor a Gregory González Souchet. Nunca habiéndose presentado como candidato en una elección especial, hay que ver el juicio sobre los electores de Peñuelas sobre su nuevo alcalde y de por sí, el no estar Torres Maldonado en la papeleta hace la candidatura a la alcaldía más competitiva. Peñuelas también está en la columna de “toss up”.

En Ponce, al igual que mencionara en la sección de los distritos representativos, han existido tres fases político-electorales desde 1968. Entre 1968 y 1988, Ponce era un bastión indiscutible del PNP. En 1988, producto de divisiones internas en el PNP y de señalamientos de alegada corrupción en contra del entonces alcalde José S. Dapena Thompson (que nunca se concretizaron en acusaciones), llegó el fenecido alcalde Rafael Cordero Santiago y transformó la política ponceña, convirtiendo el municipio en un baluarte popular entre 1988 y 2008. Nuevamente, el fantasma de la división y señalamientos de mala administración se aparecieron en el 2008, llevando a un cisma dentro de la Pava entre los seguidores el entonces alcalde Francisco Zayas Seijo y el exadministrador de la ciudad, Carlos Jirau, y propulsando a la victoria a la actual alcaldesa María E. Meléndez Altieri (PNP). Desde el 2008, el PNP ha dominado todas las candidaturas en Ponce. En 2016, Meléndez ganó con 5,104 votos de ventaja, a pesar de una agresiva campaña de las uniones obreras en favor su retador popular. La alcaldesa debería prevalecer en las elecciones generales por encima del asambleísta municipal y candidato popular Luis Irizarry Pabón.

Finalmente, en Juana Díaz, que durante muchos años fue un municipio barómetro, en el año 2000, el alcalde Ramón Hernández Torres derrotó al entonces incumbente Santiago Martínez Irizarry y se ha mantenido ganando de manera contundente. Este no debería tener ningún problema, salvo alguna variable improvista, de ganar sobre su contendiente azul, Pablo Rodríguez Germain.

Esto nos dejaría un saldo de cinco alcaldías para el PPD, cinco alcaldías para el PNP y tres alcaldías “toss ups”.

Gobernador y Comisionado Residente

Desde que comenzó la era del bipartidismo en Puerto Rico, este distrito ha sido bien competitivo a nivel estatal. El Partido Popular Democrático ha ganado el distrito a nivel estatal en 1972, 1980, 1984, 1988, 2000, 2004 y 2012. El Partido Nuevo Progresista por su parte, lo ha ganado en 1968, 1976, 1992, 1996, 2008 y 2016.

Como indicara en el análisis de los escaños senatoriales, la fuerza o peso electoral de este distrito está en los municipios de Ponce, Yauco, Lares y Utuado, así como el precinto 63 de Juana Díaz. Aunque el PNP no debe tener problemas ganando la gobernación en Ponce, Yauco y Utuado, sí hay que estar pendiente a Lares, por las mismas razones que expresé en cuanto a la alcaldía. En el caso de Juana Díaz, este precinto es el pedazo más PNP de Juana Díaz, así que debería ser favorable para el PNP. Hay que ver también, de qué manera el caso del alcalde de Sabana Grande afecta el margen de votos del PPD en ese municipio. En este momento, el PNP debe tener una leve ventaja sobre el PPD en las candidaturas estatales.

Continue Reading

Copyright © 2020 Ojo al Medio. LLC.