Connect with us

CRÓNICAS

“Pulso Electoral” – Giovanni Boschetti

Parte III de VIII

Published

on

Por: Giovanni Boschetti

Distrito Senatorial III (Arecibo)

Resumen

El Distrito Senatorial de Arecibo se compone de dos escaños senatoriales, los distritos representativos 11 al 15, así como de las alcaldías de Dorado, Vega Alta, Vega Baja, Morovis, Manatí, Ciales, Florida, Barceloneta, Arecibo, Hatillo, Camuy y Quebradillas.

Senado

En términos de las dos sillas senatoriales, estas son ocupadas por Ángel Martínez Santiago (PNP, desde 2009) y José O. Pérez Rosa (PNP, desde 2013). Ambos senadores deben ganar en noviembre de 2020 las elecciones, puesto que el Distrito Senatorial de Arecibo se ha convertido en el compañero del Distrito Senatorial de Bayamón como cabeza de playa del PNP. De las últimas siete elecciones, el PNP ha ganado ambos cargos senatoriales en seis. La fuerza del PNP está en Manatí, Ciales, Florida, Arecibo, Hatillo y Camuy. Los populares tienen su baluarte en Dorado. Mientras tanto Vega Alta, Vega Baja, Morovis, Barceloneta y Quebradillas son municipios más fluidos a nivel estatal y legislativo, pero el que los gana, no lo hace con la contundencia suficiente para hacer la diferencia.

Cámara de Representantes

Los distritos representativos 13 y 14 son los más dominados por el PNP y son la fuente de la fuerza de ese partido en el norte, seguidos por el 12 y 15. El distrito representativo 11 es más popular.

El distrito representativo 11 (Dorado, el norte de Vega Alta y la mitad de Vega Baja) ha estado en menos de Rafael Hernández Montañez (PPD). Hernández llegó a la legislatura en 2008 por virtud de la sección 7 del Artículo III de la Constitución, mejor conocido como la Ley de Minorías, que otorga escaños adicionales en caso de que la victoria del partido triunfante supere el 67% de las sillas en la legislatura. En 2012, fue electo en propiedad. Este se desempeña además como Portavoz de la Minoría en la Cámara de Representantes. Aunque en su carrera política Hernández nunca ha superado el 49% de los votos en su distrito y en 2016 ganó por 0.9%, en estos momentos luce como favorito para lograr la reelección, dada la fuerza con la que sale de Dorado y la aparente debilidad del PNP en Vega Baja. Este es un escaño que hay que observar detenidamente durante este ciclo electoral.

En el vecino distrito representativo 12 (el sur de Vega Alta, la otra mitad de Vega Baja, Morovis y partes de Manatí), el PNP ha resultado victorioso en seis de las últimas siete elecciones, habiéndolo perdido en el año 2000 luego de un recuento. La fuerza del PNP en este distrito está en Manatí, aunque Morovis es crucial para ganarlo. Aunque en la actualidad Morovis cuenta con un alcalde popular y David Bernier ganó Morovis en 2016, los candidatos legislativos del PNP han ganado ese municipio desde 2004. Guillermo Miranda, quien ganó el distrito cómodamente en 2016, se vio obligado a renunciar por un escándalo en su oficina y fue sustituido por Francisco Parés Adorno. Reconozco una leve ventaja para el incumbente por la naturaleza e historia del distrito.

De todos los representantes del norte, el que ocupa un escaño en el distrito más tradicionalmente PNP lo es Gabriel Rodríguez Aguiló (PNP) en el distrito representativo 13. Electo por primera vez en 2004, Rodríguez Aguiló representa a partes de Manatí, Ciales, Florida, Barceloneta y un pedazo de Arecibo. Este distrito ha sido perdido por el PNP apenas dos veces en su historia (1972 y 1988) y Rodríguez Aguiló, que se desempeña como Portavoz de la Mayoría en la Cámara, debe ser el favorito para lograr un quinto término. Este distrito cuenta con cuatro de los municipios más PNP de toda la región y de Puerto Rico en general y aunque Barceloneta, cuyos votos varían de elección en elección a pesar de contar con alcaldes populares, no tiene el suficiente peso electoral para contrarrestar los otros cuatro municipios.

El distrito representativo 14 también es territorio azul. Compuesto por gran parte de Arecibo y el sur de Hatillo, ha sido ganado por un candidato a representante PNP en ocho de las últimas 13 elecciones. En las últimas elecciones, el entonces representante Ricardo Llerandi triunfó por más de 11 mil votos de diferencia. Luego de su renuncia, el actual representante José González asumió el cargo y luce que aspirará a la reelección. Salvo que ocurre una hecatombe en Arecibo, González debe estar seguro.

El distrito, que, aunque es más PNP que PPD, es menos seguro para el PNP es el distrito representativo 15. Compuesto por el sur de Hatillo, Camuy y Quebradillas, este distrito ha demostrado votar mixto. Aunque Luis Fortuño lo ganó cómodamente en 2012, César Hernández del PPD prevaleció sobre el incumbente Arnaldo Iván Jiménez por 1,400 votos. En 2016, Hernández perdió frente a Joel Franqui por casi 3 mil votos. En estos momentos tengo que darle la ventaja al incumbente, aunque sea ligera.

Alcaldías

En términos de las alcaldías del distrito, los municipios fuertes para el PNP son Manatí, Ciales, Florida, Arecibo y Camuy, mientras que para el PPD son Dorado, Vega Baja, Barceloneta, Hatillo y Quebradillas. Vega Alta y Morovis son más fluidos.

En 2016 estuve observando muy de cerca a Manatí. Aunque el PPD no gana ningún cargo en Manatí desde 1972, la realidad era que el líder del PNP en ese municipio era el mismo: Juan Aubín Cruz Manzano. El exalcalde tiene el récord del alcalde que por más tiempo ha ocupado el cargo en un municipio en toda la historia de Puerto Rico, 40 años (1977-2017). Al retirarse, estaba por verse si los electores de Manatí votaban por el PNP por lealtad a él o al partido. La victoria contundente y convincente de su sucesor José Sánchez contestó esa pregunta. En Manatí, el Partido Popular no tiene nada que buscar en estos momentos.

En Florida y Arecibo, los incumbentes deberían revalidad cómodamente, a menos que surja alguna variable imprevista o que enfrenten una primaria excesivamente divisiva.

Los alcaldes de Ciales y Camuy han anunciado su retiro, luego de tres y cinco términos, respectivamente, frente a sus alcaldías. Aunque el PNP tiene una ventaja natural en ambos municipios, hay que velar cuán fuertes son esos nuevos candidatos frente a un electorado acostumbrado a los estilos de sus antecesores.

En cuanto a los alcaldes populares, definitivamente Carlos López en Dorado pasó un susto en 2016 con Waldemar Volmar Méndez, bajando una ventaja de 4,000 votos a 800 votos. Tengo entendido que Méndez será candidato nuevamente y que el alcalde aspirará a la reelección, así que este será un municipio interesante de observar este ciclo electoral. A pesar de todo eso y tomando en cuenta que el PNP nunca ha ganado ni la alcaldía ni la gobernación en Dorado, la cuesta sigue empinada para derrotar a López.

En Barceloneta también se dio en 2016 un bajón fuerte en el margen de ventaja de la alcaldesa Wanda Soler de 6,000 votos a 1,700 votos, lo que pone la contiende más competitiva. Hay que ver si la alcaldesa hizo sus ajustes y si Nel Baseiro, el candidato PNP, sigue con la misma fuerza. Aun así, Soler debe ser favorita para ganar nuevamente. Este es otro municipio para estar pendiente.

En Vega Baja, Hatillo y Quebradillas, los alcaldes Marcos Cruz, José Rodríguez y Heriberto Vélez, respectivamente, ganaron 2016 igual de contundente que en elecciones anteriores, así que tendría que ocurrir una elección ola para que se vean en peligro de revalidad. Lo curioso de Hatillo y Quebradillas es que desde 1992, votan tradicionalmente por los candidatos a gobernador PNP, pero por alcaldes populares. Quebradillas en particular, si vale la pena observarlo, pues el alcalde enfrenta actualmente una investigación del Fiscal Especial Independiente por alegados actos de corrupción.

En Vega Alta y Morovis, dos mujeres aparentan tener el comando de sus campañas. Los alcaldes populares actuales, Oscar Santiago y Carmen Maldonado, respectivamente, ganaron en 2016 derrotando Isabelo Molina, quien había sido alcalde por veinte años y a Héctor Torres Calderón, quien había sido representante del distrito 12 por doce años. En Vega Alta, la exrepresentante María Vega la ha montado una campaña fuerte e intensa por lo que, al momento, debe ser la favorita para derrotar al alcalde incumbente. En Morovis, la alcaldesa aparenta haber consolidado su base y salvo que el escándalo de la notoria fiesta del COVID la salpique, debe revalidar. Dos municipios para tenerles el ojo puesto este ciclo electoral.

En cuanto a la gobernación y el cargo de comisionado residente, los candidatos del PNP deben ambos ganar el distrito senatorial de Arecibo.

No vislumbro muchos cambios en este distrito.

Continue Reading

Copyright © 2020 Ojo al Medio. LLC.