Connect with us

CRÓNICAS

“Una elección impredecible” – Giovanni Boschetti

Published

on

Por: Giovanni Boschetti

Si por algo se ha destacado el ciclo electoral 2020 en Puerto Rico, ha sido por la incertidumbre. Desde un proceso atropellado de radicación de candidaturas, donde no todos los que habían anunciado sus intenciones llegaron a radicar y se nominaron otros que no estaban en la mirilla de los electores, hasta unas primarias divididas en dos días separados de votación; nada de lo que ha ocurrido hasta ahora, era lo que estaba en agenda. A pesar de todas esas tempestades, los analistas de noticias en los medios quieren encajonar las Elecciones Generales de 2020 dentro del marco tradicional, sin tomar en consideración, que, por más de cinco factores, esta elección, para la cual por primera vez en nuestra historia no tenemos ni certeza de su fecha, es completamente impredecible.

Además de lo ya mencionado, los resultados electorales se van a ver afectados por los huracanes Irma y María, por los terremotos del suroeste, por la pandemia del coronavirus y por la situación económica.

Nadie puede decir a ciencia cierta, aún en los bastiones más poderosos de cada partido, quién va a ganar las elecciones. Aunque parezca que una cosa no tiene que ver con la otra, cada uno de esos factores que hemos mencionados va a afectar la participación en el evento electoral.

Comencemos por los huracanes y la situación económica. Ambas ocurrencias han provocado una de las olas migratorias más grandes de la historia de Puerto Rico, por lo que no podemos cuantificar hasta el día de las elecciones cuáles son los municipios más afectados por esas migraciones, ni sabemos si los puertorriqueños se han ido en partes iguales, en términos de sus preferencias político-partidistas. Si la mayoría de las personas que se han ido de Puerto Rico provienen de la clase social alta/media alta o de las ciudades, el PNP y el PPD tienen problemas por partes iguales. Si el exilio mayor es de la clase media baja/baja urbana, en particular los residenciales públicos, el PNP es el que tiene problemas, mientras que, si provienen de las urbanizaciones de clase media-media, hay problema para los populares. En términos geográficos, si más personas han salido de Puerto Rico del área norte que del área sur, el problema es del PNP. Si es viceversa, es del PPD. Si la pérdida fuerte fue en la Cordillera Central, ambos partidos tienen problemas.

En términos de generaciones, si la mayoría de los que se han mudado son de las generaciones Millenial y Zennial, los partidos pequeños, en particular el Partido Independentista Puertorriqueño y Movimiento Victoria Ciudadana, verán frustradas sus intenciones de convertirse en la segunda fuerza política del país. Si los que se han mudado son mayormente de los Baby Boomers o Generación X, entonces el PNP y el PPD, así como Proyecto Dignidad, tendrán problemas y el PIP y MVC podrían sacar un por ciento mayor de votos.

Otro factor que considerar, son los terremotos del suroeste. Esta es un área geográfica predominantemente popular, controlando los municipios de Cabo Rojo, San Germán, Lajas, Sabana Grande, Guayanilla y Peñuelas. El PNP solo controla en esta región los pueblos de Yauco, Maricao y Guánica. Una perdida poblacional en esa esquina, producto de los terremotos, sería más dañina para el PPD que el PNP y podría definir los dos escaños senatoriales del Distrito de Mayagüez-Aguadilla y los dos del Distrito de Ponce, así como los distritos representativos 20, 21 y 23.

Finalmente, llegamos a la pandemia. La lógica me dice que el miedo al coronavirus debe repartirse en partes iguales entre los seguidores de todos los partidos. Sin embargo, si las personas mayores le cogen más miedo que los jóvenes al Covid, esto puede redundar en un aumento en el por ciento de los votos del PIP y MVC y una reducción del voto del PNP, PPD y PD. Eso es algo que sí podemos anticipar con más certeza una vez veamos las estadísticas de las personas que solicitan el voto adelantado y a domicilio.

Si nos vamos a dejar llevar por el libro de Politología 101, ciertamente Charlie Delgado Altieri será el próximo gobernador de Puerto Rico. Eso es si nos dejamos llevar por las lecciones aprendidas de las elecciones generales de 1972, 1976, 1984, 1992, 2000, 2004, 2008, 2012 y 2016. Sin embargo, ya hemos visto todas las variables por las cuales esta vez la cosa no es tan sencilla y esta historia no está escrita en piedra todavía.

Copyright © 2020 Ojo al Medio. LLC.