Connect with us

CRÓNICAS

“MAL PERDEDOR” – Lcda. Fabiola Blondet

Published

on

Por: Lcda. Fabiola Blondet

Muchos habrán escuchado, principalmente en el área deportiva, incluyendo boxeo, que se bebe dar el máximo esfuerzo ¡y si pierde!, ser humilde, dar la mano y felicitar al adversario. De igual forma, en tiempos de guerra, a pesar de las pérdidas y cuán fuerte fuera la batalla, muchos han implantado la bandera blanca que simboliza la paz.

Solo personas con grandeza y sabiduría saben extender la mano y perdonar… Aunque ganar es una validación del esfuerzo y provoca satisfacción, aprender a perder es más importante.

Desde que nacemos, hasta el último día de nuestras vidas, enfrentamos diferentes tipos de pérdida. De esta forma, desarrollamos nuestro instinto de supervivencia, competitividad, madurez emocional e intelectual, por lo que perdiendo también se gana. Nos fortalecemos como individuos.

No aprender a perder, afecta el auto concepto, ya que se depende de la validación de otros para alimentar la autoestima. Por lo que, está vulnerable ante la opinión de los demás. Este tipo de personas son inseguras, aunque proyecten lo contrario. Asocian el poder con controlar y relacionan la humildad con debilidad. Su instinto reacciona a la defensiva, señalando a otros, para evitar ser juzgado. Por lo que, puede tomar decisiones impulsivas basadas en la percepción social y no en la razón. Incluso, puede censurar y ejercer represalias con quién le enfrente.

Cuando un líder con estas características tiene bajo su responsabilidad la vida de otros, se vive en riesgo e inseguridad constante, porque sus decisiones giran en torno a la opinión pública y no de acuerdo con el bienestar social.

Hemos vivido tiempos difíciles: depresión económica, huracanes Irma y María, renuncia de un Gobernador, dos terremotos, más la tensión de los procesos primaristas. No hemos tenido un respiro de tranquilidad.

Para colmo, tenemos que cargar con el revanchismo de los perdedores que están dolidos por no prevalecer en las primarias. Necesitan hacer daño para aliviar su dolor. Sin considerar que con su reacción vengativa también provocan daño a quiénes le dieron su voto de confianza. Este tipo de reacción sólo confirma que la decisión del electorado fue la correcta.

No debemos tener líderes que ponen sus intereses por encima del bienestar social, porque son más destructivos que el peor desastre natural.

Puerto Rico es responsabilidad de todos. Deberían considerar legislar los términos para los cargos en la legislatura y gobernación. De esta forma, se evita el apego a las sillas, los amiguísimos y fomenta el legado de dejar una buena obra. Por otra parte, ayudaría a disminuir los esquemas de corrupción. Sería la mejor legislación que pudieran crear. Hasta el momento, el egoísmo por la silla y mantener el control han prevalecido.

Mientras exista esta mentalidad dirigiendo el destino de Puerto Rico, viviremos estancados. Está en nuestras manos realizar los cambios mediante el voto y somos privilegiados de tener la oportunidad de hacerlo. De igual forma, esperamos que quiénes prevalezcan en noviembre trabajen con eficiencia y honren con responsabilidad el trabajo que tendrán en sus manos.

Continue Reading

Copyright © 2020 Ojo al Medio. LLC.