Connect with us

CRÓNICAS

“Definidas finalmente las candidaturas” – Dr. José Manuel Saldaña

Published

on

Por: José Manuel Saldaña

Lo que la semana pasada anticipé sería una probabilidad, hoy es una realidad. Los candidatos por el Partido Nuevo Progresista (PNP) son los estadistas: Pedro Pierluisi, para la Gobernación, y Jenniffer González, para la Comisaría Residente. Les indiqué que esta es una papeleta ideal para lograr para Puerto Rico las mejores relaciones en el ámbito político de Washington DC. con el fin de promover y lograr la estadidad. Un gobernador Demócrata y una comisionada residente Republicana. Ambos conocedores del ambiente de la capital federal con gran experiencia allí, con los mejores contactos, así como el dominio del idioma inglés y la jerga washingtoniana. Para ambos va mi más fuerte abrazo de felicitación y apoyo.

 Por el Partido Popular Democrático (PPD) tendremos a dos independentistas que se hacen llamar soberanistas como candidatos: Carlos Delgado Altieri, candidato a la Gobernación, y Aníbal Acevedo Vilá, candidato a la Comisaría Residente. Lo que deja claramente establecido al PPD como un partido independentista que, para no admitirlo, se hará llamar soberanista con un lenguaje, verbo florido, romántico, fantasioso y patriotero lleno de mentiras para tratar de seguir engañando a los incautos. Te dirán también que están a favor de lo que le llaman un ELA Soberano, pero eso no es otra cosa que la independencia disfrazada de Libre Asociación como te señalaré más adelante.

Ahora queda por parte de los vencedores en el PNP hacer aquello que humanamente esté a su alcance para lograr que todos los correligionarios que no vieron triunfar a sus candidatos se unan detrás de los vencedores Pedro y Jenniffer para ir juntos al plebiscito y a las elecciones del 3 de noviembre próximo. Lo que está en juego es muy serio para no pasar la página, darse un abrazo y cerrar filas. Puerto Rico se juega la vida en las próximas elecciones y en el plebiscito.

Es necesario que los ganadores Pedro y Jenniffer tengan claro que, además de luchar por sus respectivas candidaturas de aquí a las próximas elecciones, es imprescindible una lucha sin cuartel por el “sí” para la estadidad en el plebiscito. No nos engañemos, ni menospreciemos a los enemigos de la estadidad. Estos van a hacer todo tipo de juntes, alianzas y mogollas para a pesar de todas las discrepancias que puedan tener, cerrar filas para tratar de derrotar la estadidad en el plebiscito.

Amigos, vamos a comenzar por tener claro a lo que nos enfrentamos. ¿Qué es ser soberanista?  Ese es el nombre que se le otorga a personas que están a favor de la soberanía. ¿Y qué es la soberanía? De acuerdo al Diccionario Legal Black, soberanía se define como “independencia internacional de un estado combinada con el derecho y el poder de reglamentar sus asuntos internos sin ningún dictamen externo, el poder absoluto incontrolable por el cual un estado independiente es gobernado, la autoridad política suprema, la suprema voluntad, el mayor control de la constitución y del marco de gobierno y su administración, la fuerza autosuficiente de poder político, de la cual todos los poderes políticos específicos se derivan, la también la sociedad política o estado que es libre, soberano e independiente.”

Carlos Delgado Altieri, en el primer debate entre populares, le dio vueltas a la noria para, a fin de cuentas, aceptar -timoratamente- ser un soberanista que pretende se enmiende el Artículo 4 Sección 3 de la Constitución de los Estados Unidos para que Puerto Rico deje de ser un territorio de los Estados Unidos bajo los poderes plenarios del congreso. Cosa que todos los poderes federales han dicho en reiteradas ocasiones que solo hay dos maneras de dejar de ser un territorio y de no estar bajo los poderes plenarios del congreso: optando por la independencia o por la estadidad. Todo el pueblo de Isabela sabe desde hace décadas que Delgado Altieri ha sido un independentista popular de los llamados melones.

El otro -ahora su compañero de papeleta Aníbal Acevedo Vilá- un personaje que tiene la deshonrosa distinción de ser el único gobernador en habérsele sometido por la Fiscalía Federal 21 acusaciones por corrupción y no estar preso por un solo voto del jurado federal. Mientras todos sus más íntimos colaboradores fueron encontrado culpables y extinguieron penas. Es, además de esto, un conocido independentista, miembro de la Internacional Socialista. Pero como si lo anterior no fuera suficiente deshonra, este personaje forma parte de lo que se conocen como las dos más infames y peores administraciones en la historia reciente de este país, responsables por lo que los economistas llaman “la década perdida” -la de Sila Calderón y de Aníbal Acevedo Vilá-. Aníbal le entregó a Luis Fortuño, en enero de 2009, un gobierno con un déficit de $3,300 millones, un déficit en la caja de más de $4,459 millones, más de $960 millones en cheques del gobierno emitidos sin fondos, un sistema de retiro del ELA en quiebra, suplidores de servicios a los que por meses no se les había pagado y la Universidad de Puerto Rico con un déficit de $300 millones. Además, ambos entregaron un Puerto Rico en estado crítico de descomposición social producto -por décadas- de ausencia de valores y civismo.

 Como te mencionara anteriormente, estos dos candidatos soberanistas/independentistas quieren para Puerto Rico lo que ellos le llaman un ELA Soberano, que no es otra cosa que la Libre Asociación que todos los informes presidenciales y el congreso señalan categóricamente que es la independencia. Amigos populares, recuerden   lo que les dijo RHC: “no creo en la libre asociación porque eso es la independencia”. Así lo señaló también taxativamente en la página 27 el Informe del Grupo de Trabajo de Casa Blanca de Obama sometido en marzo de 2011: “La libre asociación es un tipo de independencia. Un pacto de libre asociación establecería un acuerdo mutuo que reconocería que Estados Unidos y Puerto Rico están estrechamente ligados de las maneras específicas que se detalla en el pacto. Los pactos de este tipo se basan en la soberanía nacional de cada país, y cada nación puede unilateralmente poner fin a la asociación. La libre asociación produciría un Puerto Rico independiente…”

Estos dos candidatos, se proponen llevar a cabo una asamblea constituyente para seleccionar candidatos que gestionen para Puerto Rico negociar con los Estados Unidos un tratado de libre asociación. Para esto Puerto Rico tiene que constituirse primero en un país independiente, para luego, de país soberano a país soberano, negociar un tratado con el Departamento de Estado Federal -sí los Estados Unidos así lo quiere- y una vez el presidente firme ese tratado, se somete al Senado federal para su ratificación o rechazo. Aquellos que dicen que no seríamos independiente, ni por un minuto mientras se negocia… mienten descaradamente y pretenden engañarnos.

Una vez Puerto Rico fuera independiente, los nacidos en la isla no serían ciudadanos americanos a menos que los Estados Unidos acordara lo contrario al negociarse el tratado. Cosa muy poco probable. Peor aún, los que ahora tenemos la ciudadanía americana nos arriesgamos a perderla pues nuestra ciudadanía es estatutaria, es por una ley, la Ley Jones. No está cobijada por la Constitución Americana. Por ser una ley, el Congreso puede enmendarla o rescindirla. ¿Por qué el Congreso de los Estados Unidos querría dejarle la ciudadanía americana a un pueblo que desea separarse de ellos mediante un tratado? La lealtad del ciudadano americano tiene que ser a los Estados Unidos.       

Con la libre asociación/independencia se pondría en riesgo la ciudadanía americana, no habría Medicare ni Medicaid, no habría Becas Pell, ni existiría el programa de Ayuda Nutricional el PAN y tampoco el WIC para alimentar a las familias de recursos limitados, especialmente madres y niños. Se perderían las ayudas federales de Head Start para niños de edad preescolar. Se perderían los fondos federales para el Departamento de Educación que forman 1/3 parte de su presupuesto. Las familias de recursos limitados no tendrían acceso a los subsidios de vivienda de la sección 8. Perderíamos la protección de nuestros Derechos Civiles y libertades bajo la Constitución de los Estados Unidos, la protección de FBI, la presencia de la Fiscalía Federal y el Tribunal Federal de Puerto Rico que garantiza nuestros derechos civiles.

Así pues, el próximo 3 de noviembre Puerto Rico tendrá ante sí claramente dos opciones para formar gobierno: una estadista y la otra independentista, que se hace llamar soberanista para engañarte. Al mismo tiempo tendremos un plebiscito para escoger si queremos o no la estadidad.

Amigo popular, tienes que entender que ya el PPD es un partido independentista, pero no pretendas que su liderato te lo diga porque eso nunca lo harán pues saben la connotación negativa que tiene la independencia para este pueblo. Seguirán engañándote con ELA Soberano, con Libre Asociación, y con discursos románticos, nacionalistoides, fantasiosos, patrioteros y llenos de mentiras para engañar a incautos.

No podemos permitir que estos independentistas nos traten de meter la independencia por debajo de la mesa o por la cocina. Los estadistas tenemos ahora que unirnos todos detrás de Pedro y Jenniffer para un triunfo grande en el plebiscito y en las elecciones. Solo así tendremos la oportunidad de progreso necesaria para salir del hoyo negro en que nos tiene metidos el actual estatus colonial indigno. A cerrar filas con Pedro y Jenniffer.

Continue Reading

Copyright © 2020 Ojo al Medio. LLC.