Connect with us

CRÓNICAS

“CASTIGO A LA LIBRE EXPRESIÓN” – Lcda. Fabiola Blondet

Published

on

Por: Lcda. Fabiola Blondet, Productora Radial

Aunque con frecuencia se defiende el derecho a la libre expresión, también existe una doble moral. Podemos observar cómo quienes difieren influyen mediante el miedo para limitarla. Esta situación se ha convertido en un patrón de conducta. Muchos no se atreven mencionar su partido o candidato de preferencia. 

Repasando nuestra historia:

  • En junio de 1948 la Legislatura del Partido Popular Democrático (PPD), bajo la Presidencia del entonces senador Luis Muñoz Marín, aprobó la Ley 53, conocida como Ley de la Mordaza. Lo que desató una época de persecución política hacia el sector Independentista. 
  • Para los años 70 y 80, los simpatizantes de partidos políticos (PPDs y PNPs) colocaban banderas en los techos de sus casas y se notaba mucho entusiasmo en los procesos electorales. Aun así, continuaba el carpeteo hacia el sector Independentista. 
  • Durante el Gobierno de Sila Calderón (2001-2005), se creó el comité Blue Ribbon presidido por el exlegislador Independentista David Noriega. El propósito era investigar “actos de corrupción”. 

Muchos lo recuerdan cómo tiempos de persecución hacia el sector estadista PNP.  También quedó la interrogante de que nunca se aplicó el Blue Ribbon para esclarecer la desaparición de mil millones de dólares asignados a las comunidades especiales, ni señalamientos relacionados a legisladores, jefes de agencias y alcaldes que formaron parte de su administración; quedando así cómo misterios sin resolver. 

En pleno 2020, surge nuevamente la propuesta de crear otro Blue Ribbon por la candidata a gobernación del Partido Popular Democrático (PPD) Carmen Yulín Cruz. Reviviendo, nuevamente, el recuerdo de la era del terror. 

Estas estrategias pueden esperarse de un adversario con intención de destruir a un fuerte opositor y no por llegar a la verdad para hacer justicia. Aun así, se puede comprender que forma parte de un mecanismo de guerra ideológica. 

Sin embargo, lo que es totalmente absurdo e irracional es que dentro de un mismo partido político exista persecución, terror y represalias por expresar favorecer a un candidato sobre otro. Este comportamiento es repudiable, ya que muestra egoísmo, obsesión por el poder y control por encima de la estabilidad del partido e ideal que representa. 

El voto es la confianza que le damos a los candidatos para trabajar por el bienestar de Puerto Rico. Las ambiciones personales destruyen los partidos. 

Cada día, menos electores confían en los políticos por causa de los estilos de odio, egoísmo, divisiones internas e incumplir promesas. 

Los eventos electorales son la manifestación de nuestra democracia y libertad de expresión.  En las primarias escogemos los candidatos de preferencia que irán a las elecciones generales. Ningún político es dueño de la silla. Hay que ganársela, cumpliendo con las promesas de buen gobierno, brindarnos ambiente de paz y respetar que en los procesos electorales los simpatizantes apoyen a sus candidatos, sin miedo a represalias. 

Quienes aspiran el derecho a la libertad e igualdad, deben dar el ejemplo comenzando por respetar el de los demás. Solo así se construirá un mejor Puerto Rico.

Continue Reading

Copyright © 2020 Ojo al Medio. LLC.