Connect with us

CRÓNICAS

“Visiones de Puerto Rico”- Rodney A. Ríos Rodríguez

Published

on

Por: Rodney A. Ríos Rodríguez

Después de la negativa del Departamento de Justicia Federal (DOJ) a validar el plebiscito de noviembre, me percaté nuevamente de un fenómeno constante en Puerto Rico cuando se discute el estatus. El análisis u opinión de la carta y su contenido variaba, naturalmente, dependiendo del estatus de preferencia del que la comentaba. Lo curioso es que estadistas, autonomistas y separatistas desarrollaron, como siempre hacen, conclusiones diametralmente opuestas sobre un mismo hecho. Por eso, pareciéndome inútil debatir la carta en sí, comencé a reflexionar sobre las visiones de Puerto Rico que tiene cada campo ideológico y el porqué de esas divergencias. Eso me llevó a repasar a Thomas Sowell, que en su libro A Conflict of Visions echa un vistazo hacia los orígenes ideológicos de las luchas políticas. Su tesis es que los conflictos de intereses (como controlar el presupuesto gubernamental) son a corto plazo, mientras que los conflictos sobre visiones; creencias sobre la naturaleza humana, por ejemplo; son a largo plazo en sus efectos sociales. Esas visiones parten de premisas distintas respecto a casi todo, siendo las raíces ideológicas de las luchas políticas.

En Puerto Rico, se puede reducir todo el debate de estatus a uno sobre visiones históricas de Puerto Rico. Normalmente en estos debates se ridiculiza una visión o la otra por los que no la comparten, pero si se profundiza uno puede percatarse de mucho. Para los separatistas, Puerto Rico es un ente totalmente aparte, contenido en su propio mundo e historia y no tiene nada que ver con EE. UU. excepto ser víctima del imperialismo de éste. Por eso ellos hablan de que EE. UU. “no nos quiere”, incluso la ciudadanía es algo superficial e impuesto en esa visión. Esa visión ve la historia como una de opresión hacia Puerto Rico. Por eso rechazan cualquier lazo con EE. UU. viéndolo sencillamente como colonialismo.

Para los autonomistas, es una “asociación” entre partes. La visión histórica de este campo parte de la premisa que Puerto Rico tiene un pacto de mutuo apoyo con el gobierno federal para defensa, ciudadanía, etc. Es una visión mixta sobre nuestra historia. En esa visión, el ELA es una asociación ente Puerto Rico y EE. UU. donde mantienen una relación de conveniencia y los puertorriqueños tienen lo mejor de dos mundos. Es como si Puerto Rico tuviera una relación especial entre aliados, estilo Israel y EE. UU., sumado a una idea de que Puerto Rico logró engañar al Congreso y tiene todos los beneficios de la estadidad y de un país independiente, con espacio para desarrollar la relación. La visión autonomista de Puerto Rico tiene puntos en común con la visión estadista y separatista. El aprecio por el dólar o la ciudadanía es algo común con estadistas, pero la oposición a la estadidad por “preservar” la nación coincide con el independentismo.

Dentro de los estadistas existe un debate sobre si Puerto Rico es o no una nación. Pero muchos estadistas ven la historia de Puerto Rico desde 1898 dentro de la historia de EE. UU. Al ser ciudadanos, Puerto Rico ya es parte de EE. UU. y cualquier problema para la estadidad es visto bajo el mismo prisma que las luchas de derechos civiles de otras minorías en EE. UU. Por eso es que la estadidad es una lucha continúa, aún con decepciones. Es un asunto interno entre americanos. No importa que haya problemas u obstáculos, se tiene que perseverar hasta alcanzar la estadidad y que Puerto Rico cumpla con la promesa americana.  Esta visión no comparte mucho con la visión independentista o la autonomista, por esa razón no hablan el mismo idioma y se pasan por alto los argumentos de un bando o el otro. De todas formas, hay estadistas que tienen un punto común con el separatismo respecto a la idea de descolonización.

Como podemos ver, la raíz del problema del estatus es que es un choque de visiones distintas respecto a la historia de Puerto Rico, donde las visiones se hablan una por encima de la otra. Este esquema ayuda a explicar porque las tres visiones se debaten entre sí sin siquiera coincidir en hechos básicos como el significado de una carta del DOJ. Por eso es que parece haber un tranque eterno, donde solo se sabe que la mayor parte de la población no favorece la separación de EE.UU. Esto, sin embargo, deja demasiadas cuestiones sin atender y nos deja la eterna pregunta: ¿cómo se rompe el tranque?

Continue Reading

Copyright © 2020 Ojo al Medio. LLC.