Connect with us

CRÓNICAS

“TIERRA ARRASADA” – Lcdo. Luis R. Dávila Colón

Published

on

Por: Lcdo. Luis R. Dávila Colón

Desde tiempo inmemorial, en la guerra, como en la política, como en el amor serrano, cuando un adversario siente que está vencido por su opositor y que no queda duda de su derrota, recurre a la táctica desesperada de destruir absolutamente todo lo que pueda servirle de utilidad al enemigo para impedir su avance y su conquista del territorio.  En la antigüedad los campesinos y los ejércitos en estampida quemaban los cultivos en los campos para negarle al invasor los frutos de las cosechas. 

En los colegios militares se enseña esta táctica de retirada que envía un mensaje sicológico al odiado adversario para destruir su voluntad y obstruir su paso final a la victoria.  Así por ejemplo, el General William T. Sherman en la Guerra Civil quemó los campos algodoneros del sur.  Durante Las Cruzadas, los moros quemaban sus atalayas.  En Argentina, el General Manuel Belgrano ordenó el “éxodo jujeño” frente a las tropas del Rey en el alto Perú.  En la Segunda Guerra Mundial, Hitler pretendía quemar París. Y el Ejército Rojo paró a los nazis en las planicies de Ucrania quemando el grano y el petróleo. 

En la política, la táctica de tierra arrasada equivale a imponer la máxima del perro del hortelano, que ni come, ni deja comer.  Ello supone la ruptura de toda comunicación, solidaridad y respeto por el adversario y la quema de todo puente de reconciliación, cooperación o colaboración luego de la guerra.

Todo esto viene a cuento porque en las tácticas y las maniobras primaristas de la Gobernadora Wanda Vázquez se detecta un alto grado de rencor, de revanchismo y de resentimiento, que sugiere que la moradora de Fortaleza no le cederá la plaza al moro y antes de entregársela a su compañero de partido optará por quemarla si fuese necesario.  De mi maíz ni un grano y conmigo no cuenten, parece decir la Primera Ejecutiva.  Todo sea por el chupito del mezquino poder chiquito. 

Lo que hemos visto en los últimos días, es precisamente el despliegue de una estrategia que se proyecta como desesperada y en la que el Wandismo pretende destruir la viabilidad de su rival Pedro Pierluisi mediante la intimidación, la amenaza, el engaño y recurriendo a un libro de trucos tan inverosímil como inagotable.  El accidentado cierre de campaña primarista no ha sido muy prometedor que digamos para la Gobernadora.  En los primeros cinco días del mes los eventos le han pasado factura por sus desvanes. 

  • Vázquez tuvo que ampliar las restricciones de cierre molestando a un Pueblo que se resiste a obedecer sus fracasadas órdenes salubristas.
  • La desorganización frente al embate de la tormenta Isaías, dejó insatisfacción con medio país que se quedó sin agua y sin luz por tres días. 
  • El Departamento de Justicia Federal le atestó un golpe a su liderato como principal negociadora tratando de lograr el visto bueno a la consulta de status. 
  • La jornada electoral dirigida por la estructura partidistas de la Gobernadora, fue un desastre en el proceso de voto adelantado.   El 40% de las personas mayores que acudieron no pudieron ejercer su derecho al voto.  Y para colmo, los resultados preliminares filtrados a la prensa reflejaban una repulsa masiva a sus aspiraciones.  La respuesta del poder no se hizo esperar.  Hay que impugnar la legitimidad del voto adelantado.  Aunque la culpa del desastre no descansaba en el elector que pacientemente esperó porque abrieran los colegios, sino en la propia estructura del PNP en la Comisión Estatal de Elecciones que tuvo que admitir las fallas y prometer acción correctiva. 
  • El domingo los jubilados pitaron el engaño del plan de la gobernadora de elevar a rango constitucional el pago de las pensiones, sin obtener el aval de la Junta de Control Fiscal y luego de que Vázquez aprobara reducciones a las jubilaciones como parte del plan fiscal que está en vigor. 
  • El lunes el Contralor Electoral desmentía una querella de la Gobernadora al certificar como falsas las imputaciones que le hiciera al miembro del FEI, Lcdo. Rubén Vélez, como donante de Pedro Pierluisi. 
  • Ayer, Thomas Rivera Schatz desautorizó el uso de su figura para atacar a Pedro Pierluisi en anuncios de la Gobernadora. 
  • Hoy, luego de que la Cámara de Representantes le rechazara el capricho de pensiones constitucionales, Wanda se viró para atrás, carpeteó a los que le votaron en contra y pidió a su vez el voto castigo contra los desobedientes  legisladores de su partido. 
  • Para añadir sal a la herida, la Primera Ejecutiva firmó tres leyes de beneficios para el Retiro, que fueron a su vez repudiadas por la Junta de Control Fiscal.  
  • La misma Gobernadora que atribuía las fallas en proceso de voto adelantado primarista al paso de la tormenta Isaías, ordenaba el despido de José Ortiz en AEE por los apagones ocurridos como consecuencia del paso de esa misma tormenta.  Ortiz era el cordero sacrificado ante las presiones de la prensa, que luego tuvo que admitir que su despido no resolvía los históricos problemas de energía eléctrica.

El anticipo del voto primarista parece indicar que se cuece una arrolladora ola de limpieza en las huestes del PNP.  Si la muestra de colegios del voto de las personas mayores de edad es representativa de las intenciones del electorado estadista, el próximo domingo Wanda Vázquez pudiera enfrentar una repulsa abrumadora y contundente de parte de su propio electorado.  La conducta errática y vengativa de la Primera Ejecutiva, sugiere que de perder ésta recurrirá a la táctica de tierra arrasada. 

Si algo aprendió el PNP de los procesos de primarias divisorias en los años 2008 y 2016, es que la única forma de tener opción al triunfo en las elecciones generales es el cierre incondicional de filas.  Fortuño tuvo éxito frente a Acevedo Vilá porque los Rossellistas lo endosaron y lo impulsaron a la victoria en el 2008.  Ricardo Rosselló pudo ganar la gobernación en el 2016 únicamente porque Pedro Pierluisi lo apoyó e hizo campaña con él olvidando los resquemores y las heridas causadas por lo que fue hasta entonces la campaña fratricida más agria en la historia del PNP.  

Por más votos que pueda lograr Pedro Pierluisi, de sostenerse la dirección de los vientos del voto adelantado, todavía Wanda Vázquez va a retener de una tercera parte a una cuarta parte de los votos de esa colectividad.  Ese será el grano que pudiera ser quemado antes de entregárselo a su rival.  Quién sabe, puede que en la táctica de tierra arrasada, Wanda Vázquez y no el Partido Popular, se convierta en la más acérrima enemiga de un electorado estadista que nunca la acogió en su seno.

Continue Reading

Copyright © 2020 Ojo al Medio. LLC.