Connect with us

CRÓNICAS

“El Nuevo Amogollamiento” – Rodney A. Ríos Rodríguez

Published

on

Por: Rodney A. Ríos Rodríguez

Mark Twain decía que la historia no se repite, pero rima. Hubo una época en la historia política puertorriqueña donde partidos políticos con posiciones opuestas formaban coaliciones y compartían candidatos para ganar elecciones. Por ejemplo, en la década de los veinte algunos republicanos se aliaron con el Partido Unión para crear la Alianza frente a las elecciones y perpetuarse en el poder. Posteriormente se dio el fenómeno surreal de republicanos unidos con socialistas, donde quizás lo único que tenían en común era que el liderato de ambos partidos favorecía la estadidad. En otra ocasión ocurrió la Alianza Puertorriqueña Tripartita de grupos disidentes de republicanos, socialistas y liberales.

Las coaliciones resultaron ser antipáticas al pueblo, lo cual llevó al recién nacido PPD a criticarlos severamente, denominándolos la “mogolla”. Estos partidos, enfocados en sus coaliciones, con iniciativas y visiones tan distintas, parecían incapaces de lograr superar la Gran Depresión. Ese descontento con las coaliciones fue uno de los factores que llevó al triunfo del PPD en 1940. Después de la victoria del PPD, las coaliciones fueron cayendo en desuso y eventualmente se prohibieron, pareciendo ser el final del asunto. 

No obstante, desde la fundación del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), ha resucitado la mogolla. Del odio a “rojos y azules” surgió el MVC, buscando dejar atrás la “vieja” política y, alegan ellos, creando una alianza de todos los sectores ideológicos de Puerto Rico motivados por puro altruismo. Como parte de ese proceso buscan incluir al creciente sector de estadistas que dicen no ser penepés. Uno de los problemas principales del amogollamiento es que, al incluir diversos sectores políticos, incluyen personas con ideologías encontradas. Lo que presenta unas interrogantes: ¿Cómo gobiernan? ¿Cómo pasarán un programa de gobierno cuando haya choques entre las ideologías de sus miembros? ¿Cómo, por ejemplo, reconciliarán el querer incentivar la sindicalización de los obreros con reducir la nómina gubernamental?

Es interesante notar que la mayor parte de su discurso es basado en votar por ellos solo porque no son PNP/PPD, pero eso no debe ser suficiente. ¿Dónde quedan las creencias del elector en ese discurso? Por ejemplo; si yo favorezco un gobierno pequeño, ¿por qué me debo unir a MVC cuando al parecer todo su liderato está en contra de mi visión en este respecto? Es decir, no representan lo que yo quiero ver implantado. ¿Por qué apoyarlos? ¿Solamente por no ser “rojos o azules”? 

Dejando el análisis del bipartidismo para otra ocasión, es interesante notar algo de MVC: ese partido es controlado en su mayoría por separatistas, aunque pasean a algunos “estadistas” al parecer para cumplir una cuota de representación ideológica. Eso hace pertinente otra pregunta, en un partido de separatistas ¿pueden encontrar cabida los estadistas? ¿Como MVC lucharía por la estadidad o la incorporación sino creen en ella? Pasados precedentes del odio visceral que tienen los intelectuales separatistas hacia los estadistas es prueba de que los estadistas no deberían apoyar ese “movimiento”. Un resultado del amogollamiento MVC es que sería altamente improbable que se pueda pasar cualquier iniciativa incorporando Puerto Rico a la unión. En un partido de intelectuales anti-estadistas, los estadistas estarían limitados a una representación minoritaria y a soportar anacronismos como una asamblea de estatus. 

¿Qué alternativas tienen los estadistas? Tres opciones: 1) Retomar el PNP desde la base; 2) crear un nuevo partido estadista como hicieron en su momento Carlos Romero Barceló y Luis A. Ferré; o, 3) crear una organización civil estadista para avanzar la estadidad fuera del partidismo.

El amogollamiento de MVC no es la solución para el movimiento estadista. Los partidos necesitan ser fuertes, organizados y con un grado de uniformidad en sus principios para lograr sus objetivos. MVC es solo el retorno de un amogollamiento que pertenece a los libros de historia. Los estadistas no tienen nada que buscar aliándose con separatistas; aliarse con movimientos que los desprecian solo lleva a la inercia y la pérdida de fuerza política. Que el movimiento estadista sea tan numeroso en el presente no se logró siendo un eco temeroso dentro del PPD o el PIP, se logró haciendo campaña aparte y siendo proselitista. Cuando el Partido Estadista Republicano perdió el apoyo de sus huestes se presentaron las tres alternativas mencionadas anteriormente, y el movimiento estadista decidió hacer algo nuevo con Estadistas Unidos y el PNP. Con el esfuerzo de generaciones, esto llevó a los estadistas a ser mayoría. Ese éxito demuestra que el futuro del movimiento estadista debe estar en manos de estadistas, fuera de las mogollas.

Continue Reading

Copyright © 2020 Ojo al Medio. LLC.