Connect with us

CRÓNICAS

“El aniversario menos celebrado, una reflexión” – José E. Garriga Picó

Published

on

Por: José E. Garriga Picó

No quiero que tenga pesadillas, pero esta noche a las 11:00 se cumple un año de que por primera vez en la historia de Puerto Rico un Gobernador electo por el pueblo en elecciones libres tuvo que renunciar bajo la presión de la opinión pública en lo que se ha llamado el “Golpe de Pueblo del Verano, 2019”.

Creo que nadie en Puerto Rico, independientemente de sus preferencias políticas, siente un deseo irrefrenable de recordar aquellos eventos tan dolorosos para todos: ni lo que protestaron, ni los “artistas” que se aprovecharon de los eventos para hacer correr sus nombres, ni los PNP que temen al impacto en las presentes elecciones, ni los PPD que tiene el mismo temor, ni siquiera la prensa que pudo haber hecho reportajes de una hora (o repetir los que ya había hecho). Es evidente que todos quieren olvidar. Pero, los que olvidan el pasado se exponen a repetirlo.

El caso del PNP en este asunto es necesario considerarlo más en detalle. De hecho, si el Gobernador tuvo que renunciar fue porque su partido le retiró el apoyo al punto que el Presidente de la Cámara lo quería residenciar… ¡y tenía los votos! Luego de la publicación del infame Chat de Telegram, la mayor parte de los militantes PNP deseaban que renunciara y en la anomía de la obscuridad de las 8:00 p.m. sonaban las cacerolas desde sus casas. Los que se oponían a que renunciara, no argumentaban a favor de los logros de su administración sino que sería negativo para la democracia y la posición de Gobernador que se permitiera tal cosa.

Y en los intersticios del gobierno y el partido, unos corrían a esconderse y asegurar que dejaban sucesores de confianza en sus posiciones para que les protegieran sus espaldas; mientras otros, los que operan tras bambalinas, se acomodaban para que con la crisis le cayera en la falda beneficios y posiciones que el pueblo no les había confiado ni en primarias ni en las elecciones. Luego moverían sus fichas en el tablero de los puestos públicos para juramentar en secreto un sucesor basándose en una teoría legal que, en su momento, fue rechazada por inconstitucional por el Tribunal Supremo. Esas cosas que pasaron en una semana a partir de la renuncia, tampoco creo que la prensa vuelva a reseñarlas.

Desgraciadamente, si no recordamos, no aprendemos. Seremos el prototípico avestruz con la cabeza en el hoyo. No seremos capaces de aquilatar los eventos y personajes que ocupan el escenario del drama político al presente. Nos corremos el riesgo que los que nos fallaron antes nos vuelva a fallar mañana.

El PNP tiene, en estos momentos, la mejor probabilidad de prevalecer en las próximas elecciones: el “sí” a la estadidad gana de seguro. ¿Cómo va este partido a gestionar ese triunfo? ¿Cómo se pueden asegurar de que los personales y grupos conocidos vuelvan querer apropiarse de ese triunfo para su beneficio a expensas de el bienestar del pueblo y de la consecución de su meta la política: la estadidad.

Esta noche, como a eso de las 11, es un buen momento para pensar sobre todo eso y, así, evitar las pesadillas.

Continue Reading

Copyright © 2020 Ojo al Medio. LLC.